Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Defensa envía un avión para vigilar a los piratas somalíes

El P-3 Orion, que va desarmado, lleva 90 militares

Cinco meses después de la crisis del Playa de Bakio, las ministras de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, y de Defensa, Carme Chacón, comparecieron ayer por sorpresa en rueda de prensa para anunciar el envío de un avión de patrulla marítima P-3 Orion y un contingente de 90 militares (incluidos mecánicos y tripulación) para proteger a los atuneros vascos de los ataques de los piratas somalíes.

La decisión se precipitó después de que el Playa de Anzoras, del mismo armador que el Playa de Bakio, escapase el pasado día 11 a un nuevo intento de secuestro y los 17 pesqueros españoles que faenan en el Índico (junto a 17 franceses y un italiano) buscaran refugio en las Seychelles.

El P-3 Orion no va armado (aunque puede equiparse con bombas, torpedos y misiles), por lo que se limitará a misiones de vigilancia y obtención de información, que facilitará a la Célula de Coordinación creada el pasado lunes por la UE, bajo la dirección del capitán de navío español Andrés Breijo. Aunque colaborará estrechamente con dicha célula, su misión es de carácter nacional pues aún no existe una operación de la Unión Europea.

Chacón subrayó que se trata de una "primera aportación" española a la seguridad marítima y dejó abierta la posibilidad de nuevas aportaciones cuando la UE ponga en marcha su misión de protección y vigilancia en el Índico.

La ministra apeló al "interés nacional" para justificar que el envío de este destacamento del Ejército del Aire no se someta a la aprobación del Parlamento ni tampoco contabilice en el límite de 3.000 militares desplegados en el exterior. En contrapartida, Defensa tendrá que pagar la operación con sus presupuestos ordinarios y no podrá echar mano de la partida extraordinaria prevista para operaciones de mantenimiento de la paz.

Aunque la titular de Defensa dijo contar "con la autorización previa del presidente del Gobierno", la misión deberá ser aprobada el viernes por el Consejo de Ministros. Está previsto que el avión salga el sábado desde la base de Morón, donde está destinada el Ala 11 del Ejército del Aire a la que pertenece, y que llegue el domingo a la base francesa de Yibuti, en el golfo de Adén, tras hacer escala en la isla griega de Creta. La base de Yibuti, desde donde operará el P-3 Orion, es una vieja conocida del Ala 11, que ya tuvo desplegado allí un avión durante el secuestro del Playa de Bakio y tras los atentados del 11-S.

Chacón justificó el envío de un avión, en lugar de una fragata, por la extensión de la zona a vigilar, 3.200 millas náuticas, más de 5.700 kilómetros, que un buque tarda cinco días en recorrer. La misión tendrá una duración inicial de tres meses, pero se da por sentado que se prorrogará. Hasta ahora operan en la zona una corbeta y un avión francés de vigilancia marítima, una fragata canadiense y la agrupación naval Task Force-150 (con ocho buques), dedicada a la lucha contra Al Qaeda.

El secretario general de la Federación Española de Organizaciones Pesqueras (Feope), Javier Garat, calificó de "primer paso" el envío del avión. "Esperamos que tenga capacidad para defender los intereses de los atuneros y utilizar las armas si las lleva, para asustar a los piratas", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de septiembre de 2008