Entrevista:RINUS PENNINX | Profesor de Inmigración de la Universidad de Amsterdam

"Van a competir los parados nacionales y los inmigrantes"

El profesor Rinus Penninx sostiene que Europa va a asistir a la competencia por los trabajos menos cualificados entre parados nacionales e inmigrantes. Penninx abrió ayer una conferencia internacional sobre inmigración en la Universidad de Deusto.

Pregunta. ¿La crisis económica está arrastrando a Europa a aplicar restriccciones en los derechos de los inmigrantes?

Respuesta. Primero habría que precisar si podemos hablar de crisis o de recesión, pero en cualquier caso creo que, de momento, va a afectar al discurso de los estados, porque vamos a asistir a una competición entre dos fuerzas, los parados nacionales y los inmigrantes, por un recurso limitado, el empleo. Habrá quienes digan que los nuevos parados ocupen las necesidades de empleo en agricultura, en servicios, en manufactura,... pero la realidad será otra

"Un inmigrante tiene diferentes obligaciones en cada comunidad"

P. ¿Puede suceder también con los más cualificados?

R. Podemos asistir a una reducción de las cuotas de inmigrantes procedentes de Europa, como rumanos o de otros países del Este, que teóricamente tienen mayor formación. Y desde luego a algún tipo de regularización de los menos cualificados porque va a seguir habiendo puestos de trabajo que no se cubren con los desempleados de cada país. El problema es el modelo de regularización a aplicar.

P. ¿Es posible aplicar políticas muy definidas ante el fenómeno de la inmigración ilegal?

R. Es muy complicado.

P. ¿Hay algún modelo en Europa aplicable en este caso?

R. En las políticas de integración en Europa hemos pasado de un modelo muy proteccionista y defensivo a otro más abierto, pero controlado, y ahora este, basado en análisis demográficos y laborales más selectivo.

P. Sin embargo, es en este momento cuando se abre el debate en España sobre la opción de dar el voto en las elecciones locales a los inmigrantes.

R. Ese asunto ha sido muy problemático en el resto de Europa, porque los inmigrantes asumen que el voto local les convierte en ciudadanos de pleno derecho. Ya se ha hecho en Suecia, en Holanda o en Irlanda, pero en Alemania o Bélgica son muy reacios.

P. ¿Cree que en España responde más al discurso político que a una demanda social real?

R. España es una excepción. Es diferente porque está a caballo entre un modelo más federalista y uno centralista. En España hay presión de abajo hacia arriba para integrar a los inmigrantes en cada comunidad, y esta por ver qué van a hacer los Estados. El resultado de ese modelo híbrido ya lo veremos.

P. ¿En el campo de los derechos puede ayudar?

R. En el campo de los derechos, seguramente sí, pero en el de las obligaciones puede ser una locura, porque se les piden en cada comunidad diferentes cosas, idiomas, formularios. El mismo inmigrante tiene diferentes obligaciones sólo con moverse 15 kilómetros, cuando derechos y deberes debieran de caminar parejos.

P. ¿Aprecia políticas de integración más progresistas en España?

R. Aquí se han dado opciones que en países como Bélgica u Holanda son impensables. La pena es que, después de haberles abierto estas vías, su situación sigue siendo muy vulnerable. Por una parte tienen educación y salud incluso sin papeles, pero a su vez están indefensos.

El profesor Rinus Penninx, ayer en la Universidad de Deusto.
El profesor Rinus Penninx, ayer en la Universidad de Deusto.T. BERRUEZO

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 10 de septiembre de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50