Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De Rosa: "Lucharé contra el retraso judicial del caso Fabra"

Fernando de Rosa, futuro miembro del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), se pronunció ayer contra los retrasos de todas las causas judiciales, incluida la que se instruye contra el presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, en un juzgado de Nules, por el que han pasado ocho magistrados en los últimos cuatro años.

De Rosa se comprometió a luchar "para que un investigado sepa cuanto antes si es culpable o inocente". El todavía consejero de Justicia aseguró que trabajará desde el CGPJ para que "no haya ningún caso atrasado en la Comunidad Valenciana, para que todos los órganos judiciales que necesiten refuerzos los tengan, y por la modernización de la justicia".

De Rosa compareció para presentar un dispositivo de salud cardiovascular que se instalará en los edificios judiciales y en los puntos Prop. A pesar de la insistencia, no desveló detalle alguno de la estrategia para conseguir ese objetivo, ni respecto al caso Fabra ni ningún otro: "No hay que centrarse en un caso concreto". De Rosa afirmó: "El hecho de que un asunto se retrase me preocupa porque detrás está un ciudadano con un problema", aunque admitió que el caso de Fabra tiene "trascendencia mediática".

El responsable autonómico de Justicia no desveló tampoco quién será su sustituto. Aseguró no haber hablado con el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, del asunto, pero también agregó: "Si lo hubiera hecho, no lo diría".

De Rosa estuvo ayer cauto e incluso esquivo, no quiso valorar si su propuesta como vocal en el CGPJ es un "reconocimiento" al PP valenciano. Fue concreto, eso sí, en alabar al presidente Camps, a quien agradeció la oportunidad en la política autonómica.A pesar de que su trayectoria está directa y personalmente vinculada al PP -ingresó en lo que aún era Alianza Popular siendo estudiante de Derecho-, Fernando de Rosa rechazó ayer que el nuevo Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) esté politizado. Defendió su carácter eminentemente técnico y aseguró que en los 20 integrantes se puede comprobar su trayectoria en la vida judicial. Sin embargo, defendió para esos mismos consejeros el "ejercicio de una política judicial". Según él, cuando se vincula al CGPJ con la política, se hace de forma "peyorativa", lo que no le parece acertado. "Existe una política judicial como existe la política económica o sanitaria y no deberíamos considerar como algo peyorativo que haya personas que dentro de su faceta tengan una especial dedicación a que la justicia en España funcione; si eso es política judicial, todos los vocales propuestos han dedicado su vida a la política judicial, lo que es muy honesto", afirmó.

La oposición socialista ha criticado a De Rosa por su inacción ante la situación de congestión judicial que sufre la Comunidad Valenciana. Ayer, el diputado autonómico del PSPV Antoni Such le advirtió de que "se le han acabado las excusas para no hacer frente a una realidad que no ha afrontado". Según Such, "con su designación como vocal del Consejo está obligado a ayudar a resolver de una vez para siempre el embudo de la Justicia en la Comunidad. Tiene que desatascar los órganos judiciales valencianos".

Such, que aprovechó para reiterar la felicitación del Grupo Socialista de las Cortes a De Rosa por su futuro nombramiento como miembro del máximo órgano judicial, le exigió en un comunicado que, "ya que conoce de primera mano cuáles son los graves problemas de los juzgados valencianos, los dote de los medios suficientes y haga el esfuerzo para que por fin se pueda juzgar al presidente de la Diputación de Castellón y del PP de la provincia, Carlos Fabra".

"De Rosa ya se comprometió a intentar resolver los problemas judiciales valencianos desde el anterior cargo que ostentaba, aunque sin ningún éxito a la vista de los resultados", insistió Such. Para el PSPV, una de las peores reacciones que ha tenido De Rosa ante las sucesivas situaciones de crisis en el mundo judicial ha sido "la ausencia de autocrítica, la negativa reiterada a asumir responsabilidades".

Según Such, a De Rosa ya no le vale "esconderse tras las críticas al Gobierno".

Más alejado del debate partidista, el delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Ricardo Peralta, puso el acento en la presencia de dos valencianos (el actual consejero de Justicia, Fernando de Rosa y la presidenta de la Unión Progresista de Fiscales, Gabriela Bravo) en el CGPJ porque, según dijo, "significa que la realidad valenciana va a estar presente en este órgano". El nombramiento de De Rosa es "un reconocimiento expreso a su vocación política", afirmó Peralta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de septiembre de 2008