Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solbes cierra el grifo a los alcaldes

La crisis obliga a reducir por primera vez el fondo estatal para los ayuntamientos - El Gobierno alega que el presupuesto total subirá al pagar los atrasos de 2007

Los alcaldes de 8.000 ciudades y pueblos de España se hacen desde hace meses esta pregunta: "¿Vamos a pagar nosotros el pato de la crisis?". La respuesta puede llegar en breve: ya está sobre la mesa la propuesta del Gobierno para los Presupuestos de 2009, y el mensaje es demoledor para los municipios: se cierra el grifo del dinero.

Tendrán a su disposición más euros que este año, pero sólo porque el Estado aún les debe parte de lo recaudado en 2007. La partida presupuestaria nueva -el grueso de los fondos- baja por primera vez. "Esto supone la asfixia económica de los ayuntamientos", dice un responsable de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP).

"Esto supone la asfixia económica de los municipios", protesta la FEMP

Hacienda hizo llegar su propuesta a los alcaldes este verano en una tensa reunión

Mientras todo el mundo tiene los ojos puestos en la negociación abierta entre Gobierno y comunidades autónomas para mejorar la financiación, hay un diálogo paralelo con los ayuntamientos, que también reclaman más dinero. Pero ellos temen llevar las de perder. El desencuentro se puso de manifiesto en la última reunión entre Ejecutivo y FEMP, celebrada el pasado 31 de julio y que terminó como el rosario de la aurora, según algunos de los presentes. Los ayuntamientos, que llevan meses exigiendo un nuevo modelo financiero y un balón de oxígeno de 7.000 millones de euros, reciben así un doble jarro de agua fría: no sólo no parece el momento para pedir miles de millones, sino que incluso el dinero que les toca para el año próximo puede verse reducido.

En realidad, el documento que el Ministerio de Hacienda ha entregado a la FEMP dice que los ayuntamientos recibirán en 2009 un 6,3% más que este año (1.000 millones más). Pero ese dato, protestan los alcaldes, tiene trampa, porque incluye un fondo que no corresponde exactamente al año 2009 sino al dinero que el Estado debe a los municipios desde 2007. Excluyendo esa partida, el presupuesto baja un 0,6%: y eso puede suponer 700 millones menos el año próximo, según calculan fuentes municipales.

"Es la primera vez que ocurre esto. Y es cierto que hay crisis, pero lo que no puede ser es que la paguemos los ayuntamientos, los que más dificultades tenemos", afirma un miembro de la Federación que estuvo presente en la tensa reunión de julio con el Gobierno. A la cita asistieron, a un lado de la mesa, dos secretarios de Estado y tres directores generales de los ministerios de Hacienda y Administraciones Públicas; del otro lado, por parte municipal, el secretario general de la FEMP y cuatro miembros de su comisión de Hacienda (algunos del PSOE y otros del PP). En el documento que Hacienda entregó ese día figura esta advertencia: "Los presupuestos para 2009 serán claramente austeros". Entre otras cosas porque el "posible incremento del desempleo" puede costar "1.500 millones adicionales".

El fondo estatal que cada año reciben los ayuntamientos (y que supone un tercio de sus ingresos) se percibe así: primero reciben una "entrega a cuenta", que Hacienda les da calculando cuánto recaudará vía impuestos. Pero siempre acaba recaudando más, así que, dos años después, les transfiere lo que les debe: la "liquidación definitiva". En 2009, por ejemplo, les pagará la "entrega a cuenta" de ese año y la "liquidación definitiva" de 2007.

Pues bien, en 2009 la "entrega a cuenta" (el grueso de la financiación) descenderá un 0,6% frente a la recibida este año: de 15.009 millones que se han repartido todos los municipios y provincias, a 14.919 millones. Eso, según los responsables de la FEMP que están negociando con el Gobierno, nunca había ocurrido desde que en 2004 se aprobó el actual modelo de financiación. Este año la "entrega a cuenta" había crecido un 6,4% (900 millones) frente a 2007. Y, aun así, los alcaldes protestaban porque, dicen, están "asfixiados": realizan labores que no les corresponden (atención a inmigrantes, guarderías, centros para ancianos) y para las que no tienen dinero.

"Y ahora, ¡no sólo no nos dan más dinero, sino que nos dan menos! El resultado de esa congelación de la entrega a cuenta en 2009 es que las entidades locales vamos a perder 100 millones de euros sobre el papel, pero 700 millones en términos reales, porque hay que contar con la subida del IPC", explica un técnico de una de las grandes capitales.

El ministerio que dirige Pedro Solbes mantiene, sin embargo, que el presupuesto para los ayuntamientos "crece un 6,3% el año próximo". Y subraya que eso, en dinero, significa 1.000 millones de euros más. Efectivamente, eso es lo que resulta si a la "entrega a cuenta" de 2009 se le suma la "liquidación definitiva" de 2007, que se cobra en 2009. Porque hace dos años se recaudó tanto dinero de más sobre lo presupuestado (eso era antes de la crisis) que el Estado debía mucho a los ayuntamientos, y toca pagárselo ahora.

"Es cierto que las entregas a cuenta van a bajar. La razón es sencilla: las previsiones de recaudación no se están cumpliendo, hay una caída de ingresos", explica sin paños calientes una portavoz del ministerio. "Pero el presupuesto total para los ayuntamientos sube un 6,3%", insiste.

Y los técnicos municipales vuelven a rechazar la cifra. Con dos argumentos: "Primero, lo del aumento del 6,3% le sale a Hacienda porque cuenta con un dinero que nos deben. Son trucos contables: en 2007 hicieron una previsión exageradamente baja para, con el dinero de más que sabían que recaudarían, engordar el superávit del Estado. Y ahora el ministerio nos devuelve lo que es nuestro y dice que eso es presupuesto nuevo", se quejan. "Y segundo: incluso si nos fijamos en el monto total, la subida no sería del 6,3% sino del 0,3%, porque en 2008 nos tienen que pagar un dinero que nos prometieron y que ahora no incluyen en su documento: el anticipo del 7%".

La portavoz responde: "Ese dinero, el llamado anticipo del 7%, es un adelanto que se suele pagar pero que no es obligatorio: la ley dice que el ministro decide en función de cómo va la recaudación". ¿Se pagará este año? "Ya se verá".

La directiva de la FEMP se reunirá previsiblemente este mes para estudiar la respuesta al Gobierno, aunque los alcaldes no tienen demasiado margen de maniobra para poner condiciones. Cuando, hace tres meses, la FEMP amenazó con "una guerra" al Ejecutivo si no atendía sus reivindicaciones, uno de sus responsables se lamentaba: "En este país no paramos de hablar de la financiación de las comunidades autónomas. ¡Como si sólo existieran ellas!".

El Ejecutivo avisa

- "Los Presupuestos de 2009 serán claramente austeros en todas las partidas, excepto en las que más pueden contribuir a relanzar el crecimiento de la economía y en las dedicadas a la protección social"

- "Se revisa a la baja la previsión de ingresos"

- "Se considera un posible incremento del desempleo, contemplándose 1.500 millones de euros adicionales"

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de septiembre de 2008

Más información