Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
El fracaso en la escuela

Siete de cada 10 alumnos de 3º de secundaria suspenden matemáticas

Los escolares, de 14 y 15 años, logran una media más alta en lengua, 5,9

Los números no son el fuerte de los escolares madrileños; al menos, de los 51.000 alumnos de 3º de secundaria que han suspendido masivamente el examen de matemáticas de la prueba de Conocimientos y Destrezas Imprescindibles (CDI). Siete de cada 10 han cateado, según los datos que facilitó ayer la Consejería de Educación. En lengua, la otra asignatura que evalúa la prueba, aprobó el 70%. Por sexos, ellas se han dado más maña en las letras, mientras que ellos han tenido más acierto con los números, según la consejería, aunque no pormenorizó más.

El 27 de mayo pasado, los estudiantes de 3º de ESO (14 y 15 años) realizaron por primera vez el examen de conocimientos, aunque hace cuatro años que los de 6º de primaria (11 y 12 años) se someten a la prueba. Se trata de un ejercicio obligatorio, sin validez académica, para conocer el nivel de los alumnos en lengua y en matemáticas. Los resultados se facilitan sólo a los padres y a los institutos.

Los institutos La Estrella y Ramiro de Maeztu, entre los mejores

Sólo el 9% resolvió un problema que requería usar varias reglas de tres

Las calificaciones medias no han pasado del bien (5,87) que han obtenido los estudiantes en lengua (el 11,5% ha logrado sobresaliente). En matemáticas, en cambio, no han llegado ni al 4 de media (3,64), y sólo el 3,2% ha logrado la máxima calificación. Estas materias se dividen a su vez en dos áreas. Así, en ciencias exactas, las cuestiones que más les ha costado resolver son los problemas (enunciados complicados, relacionados con la vida real, en los que tienen que aplicar distintos conceptos matemáticos para hallar la solución). El 80% los ha suspendido, lo que ha bajado la media a un 2,68. Un poco mejor les han salido los ejercicios (enunciados más sencillos relacionados con los conceptos que deben aplicar), que casi la mitad (49%) ha aprobado, con un 4,61 de media.

Literatura ha sido el ejercicio de lengua donde los estudiantes han mostrado más destreza. El 72% ha aprobado, y lo ha hecho con un 6,03 de media, la mejor puntuación de todas las áreas. El dictado se ha quedado con 5,38, pero ha aprobado el 64%.

Estos 51.000 alumnos de 750 centros de enseñanza de la región (305 públicos, 345 concertados y 100 privados) fueron los mismos que hace cuatro cursos, cuando cursaban 6º de primaria, estrenaron la prueba de Conocimientos y Destrezas en la región, en mayo de 2005. Entonces lo hicieron mejor: 7 de cada 10 aprobaron las matemáticas, la misma proporción que ahora las suspende. En lengua, los estudiantes mantienen el mismo nivel, con un 70% de alumnos que superan el examen.

Los resultados conocidos ayer contratan con los del último informe PISA (analiza el rendimiento de los estudiantes a partir de unos exámenes mundiales de ciencia, lengua y matemáticas a alumnos de 15 años). Según éste, la competencia matemática de los españoles está dentro de la media, y la habilitad lectora, por debajo.¿Cómo se conjuga el pretérito perfecto simple del verbo crecer? ¿Y el presente de indicativo de coger? ¿Cómo se analiza sintácticamente la frase "El niño Raúl se medía las orejas incansablemente"? ¿Qué significa "depresión", "conmiseración" y "remota"? Éstas son algunas de las preguntas que más se les han atragantado a los alumnos en el comentario de texto de un fragmento del Nuevo retablo de don Cristobita, de Camilo José Cela. Cuatro de cada diez no fueron capaces de responderlas. Esta parte valía 15 puntos sobre los 20 totales.

En el apartado de dictado, el 64% de los estudiantes cometió menos de cinco faltas de ortografía. El texto, que se leyó dos veces, trataba sobre la anorexia y la bulimia, y constaba, aproximadamente, de 18 líneas. La Consejería de Educación no concretó cuántos no cometieron ninguna falta. En esta cuestión, los estudiantes se jugaban cinco puntos.

Resolver los 10 ejercicios y los 3 problemas del apartado de matemáticas sumaba 20 puntos, 10 por cada una de las secciones. La cuestión que más dolores de cabeza les causó y que sólo resolvieron el 9% de los alumnos era un problema en el que hacía falta aplicar varias reglas de tres. Y otro de geometría, que sólo resolvió el 12% de los escolares. También se les atragantó un ejercicio de ecuaciones, con raíces cuadradas por en medio, en el que había que decidir si las igualdades que establecía el enunciado eran verdaderas o falsas. Sólo el 17% marcó la respuesta correcta.

Los estudiantes (respondieron la prueba 45.000 de los 50.893 convocados) tuvieron tres horas, una hora y media por parte, para contestar el examen. Alonso Gimero, de 15 años y alumno del instituto público Pérez Galdós, lo hizo en el tiempo establecido y cree que le fue bien, aunque aún no tiene la nota. Él no lo reconoce abiertamente, pero es un buen estudiante. "Nunca he suspendido", admite. "Me lo tomé en serio, pero hubo gente que directamente lo dejó en blanco porque no cuenta. Por eso han salido unas medias tan bajas", explica. A él, en concreto, le resultó más fácil el examen de mates. "Es que me gustan más", justificó. En su prueba de conocimientos de 6º sacó un 8.

Para la consejera de Educación, Lucía Figar, el bien ajustado en lengua que han sacado de media los alumnos es una buena noticia. Las calificaciones en esa materia son un "notable éxito", ha dicho Figar. En matemáticas, en cambio, reconoce "graves carencias que afectan a todo el sistema educativo madrileño". Por eso, ayer anunció "un plan de mejora del aprendizaje de matemáticas". Se basará en implantar unos contenidos curriculares mínimos, basados en el resultado de las pruebas, y en segregar a los alumnos en grupos en función del resultado obtenido en la prueba CDI que hagan en 6º de primaria, "lo que permitirá dar más apoyo a los que lo precisen", concretó Figar.

La consejera no dio ayer datos sobre qué centros han tenido mejores calificaciones y si existe alguna diferencia entre las áreas geográficas y el tipo de gestión del instituto (público, concertado o privado). "Aún se están analizando los resultados", justificó Figar. Y añadió que lo que les importa es "la nota de cada alumno y evaluar al profesor". Un portavoz de la consejería aseguró que esos datos no se harán nunca públicos porque son confidenciales.

Eso no impidió que la consejería especificara en una nota de prensa que facilitaron a los medios de comunicación "los 10 institutos públicos que obtuvieron mejores puntuaciones". Son el Carmen Conde, de Las Rozas; el Padre Antonio Soler, de San Lorenzo de El Escorial, y el Gerardo Diego, de Pozuelo de Alarcón. Y en la capital, los mejores han sido La Estrella (Retiro), Ciudad de los Poetas (Moncloa), Alameda de Osuna (Barajas), Ramiro de Maeztu (Chamartín), Gran Capitán y Juan de la Cierva (Arganzuela), y Príncipe Felipe (Fuencarral-El Pardo).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de agosto de 2008