Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSC marca distancias con el PSOE y no se plantea la reunión de barones

Los socialistas catalanes desvinculan los Presupuestos de la financiación

El Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) volvió ayer de vacaciones, o como mínimo quebró el código de silencio que se había impuesto tras la elevada temperatura provocada por la negociación de la financiación autonómica. El PSC es un partido federado al PSOE y quiere recordarlo a quien convenga. Ésa es su baza ahora. Los socialistas catalanes reiteraron su adhesión inquebrantable y "unánime" a la táctica que sigue la Generalitat que preside José Montilla y no vincula la negociación de la financiación con el apoyo a los Presupuestos Generales del Estado. No se puede estirar más por ese lado, asumen. Otra cuestión es que el PSC entiende que es un ente autónomo y que no debe dar explicaciones a nadie. El secretario de organización del PSC, José Zaragoza, manifestó ayer que su formación no tiene ningún interés en la celebración de una eventual reunión con los barones del PSOE.

La formación de Montilla recuerda que PSC y PSOE "son partidos diferentes"

Se trata de un encuentro que propusieron hace un par de semanas los presidentes de Castilla-La Mancha, José María Barreda, y de Aragón, Marcelino Iglesias. Zaragoza indicó que dicha reunión no se ha convocado y apuntó que "quien quiera convocarla, ya sabe que tiene que elevarla a la ejecutiva del PSOE y que si ésta lo considera conveniente, ya se lo hará saber al PSC". Y por si no había quedado claro, José Zaragoza indicó: "Somos partidos diferentes".

Una vez diluida la supuesta amenaza de votar en contra de los Presupuestos, al PSC le queda como elemento de presión recordar que es una formación diferente al PSOE, hermanada sí, pero distinta. El PSC sigue con la intención de tender la mano al PSOE pero no se dejará amilanar. "Es momento de discutir, sí", asumió ayer un dirigente socialista catalán, pero con "educación", como manifestó ayer Zaragoza. En el PSC se asume que "nos están buscando" pero señalan: "No nos encontrarán en una guerra de declaraciones y contradeclaraciones". Además, se sienten en ventaja los socialistas catalanes y se preguntan "si habrá alguien que diga que el Estatuto no se debe cumplir".

El PSC, que apoya sin fisuras la negociación que tutelan el presidente Montilla y su consejero de Economía, Antoni Castells, se prepara para una negociación extensa e intensa en los próximos dos o tres meses. "No queremos correr", apuntan desde el socialismo catalán, que conoce de las reticencias que este proceso suscita en el PSOE.

José Zaragoza recordó ayer que los procesos para pactar la financiación autonómica tienen un amplio periodo de trato bilateral. Por eso, expone el PSC, no era positivo que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, compareciera en el Congreso de los Diputados para dar explicaciones sobre el incumplimiento del Estatuto catalán en referencia a la financiación, algo que además daría munición gratis al Partido Popular.

Y a la oposición catalana y nacional disparó ayer al PSC, que no quiere que se confunda quién es el adversario para el PSOE: el PP y CiU. Zaragoza dejó claro que el Gobierno catalán ya podría haber llegado a un acuerdo en financiación si hubieran seguido el camino que tomó el presidente de CiU, Artur Mas, cuando pactó un modelo en 2001 con el PP, que, recordó, era "permanente" y sin posibilidad de revisión. También recriminó al diputado de CiU Francesc Homs su actitud este verano, al "insultar" al presidente del Gobierno a quien tildó de "el presidente más falso de la historia".

La ración del PSC contra el Partido Popular fue arremeter contra "la lengua bífida" de los populares. El PSC lamenta que, por una parte, "Javier Arenas cargue contra Manuel Chaves por apoyar el Estatuto y que, por otro lado, Alicia Sánchez-Camacho [presidenta del PP en Cataluña] exija una mejor financiación".

La lista de los socialistas catalanes

- Financiación autonómica. El PSC tiene como máxima prioridad la consecución de "un buen acuerdo" para la Generalitat, ya que de ello depende el devenir del Estatuto. La primera consecuencia del nuevo marco estatutario es la nueva financiación que debe sufragar el programa social del tripartito.

- Interlocutor catalán. Los socialistas catalanes esperan que el PSOE rompa la tradición por la que a menudo se llama a CiU en vez de al PSC a la hora de tratar las cuestiones principales de Cataluña.

- Traspasos. Una cosa es entender que el desarrollo del Estatuto no se cerrará en un año o dos y otra es "la falta de voluntad política del Gobierno" en algunos traspasos de competencias sensibles como el de Cercanías de Renfe. Esperan movimientos.

- Servicios sociales. La Generalitat reclama poder cumplir con las políticas sociales que tiene en su agenda. Por ello quiere incluir el concepto poblacional en la nueva financiación. Sanidad, Educación y Asuntos Sociales son los pilares del proyecto social del PSC al que hay que sumar las infraestructuras necesarias para la productividad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de agosto de 2008

Más información