Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La dirección de Cajasur retira el busto del ex presidente Castillejo

El sacerdote Miguel Castillejo dejó un rastro físico grande en Cajasur, la entidad que presidió durante casi tres décadas. Uno de los importantes símbolos de su reinado en la entidad acaba de caer. Se trata del busto situado en la entrada de la sede central de la caja en Córdoba. La placa de la escultura identificaba al polémico cura como el "fundador de la nueva Cajasur". El busto fue retirado a principios del mes de agosto sin que la entidad haya querido levantar mucho ruido. La estatua fue instalada en la sede central en el año 2000, cuando Castillejo gozaba de un poder casi absoluto. El Consejo de Administración acordó que se colocara allí. Este órgano de dirección estaba presidido entonces por el propio Castillejo.

Pero los tiempos han cambiado mucho. Sobre todo desde que la Junta de Andalucía y el Obispado acordaron en 2004 la vuelta de Cajasur a la tutela autonómica, que la entidad abandonó gracias al apoyo del anterior gobierno central del PP.

Castillejo salió a regañadientes de la presidencia en julio de 2005. Y sus directivos han ido poco a poco también dejando los puestos de responsabilidad. La nueva dirección ha decidido ahora retirar la simbólica estatua.

El busto se encuentra actualmente en los almacenes de la entidad y fuentes de la caja afirmaron ayer que "será instalado en otro emplazamiento aún por determinar". Uno de los lugares donde podría acabar sería la Fundación Miguel Castillejo, que el mismo sacerdote preside y cuya lujosa sede fue cedida por el empresario Rafael Gómez, uno de los constructores implicados en la operación Malaya.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de agosto de 2008