Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La tramitación del proyecto de la finca de Ikea multiplicará por 15 la edificabilidad

Marineda Plaza, la ciudad de ocio proyectada al borde del polígono de A Grela-Bens por los financieros Manuel Jove, José Collazo y José Souto ha recibido el informe favorable de la sección de Licencias del Área de Urbanismo del Ayuntamiento de A Coruña, según el diario La Opinión, a pesar de que la calificación urbanística sólo está aprobada con carácter provisional. La definitiva está pendiente de sanción de la Consellería de Política Territorial, y de producirse, supondrá que la edificabilidad de la finca donde se ubicará Marineda Plaza, superados todos los trámites, será 15 veces superior a la que tenía inicialmente, hace menos de un año.

El proyecto, que surgió para acoger a la primera tienda de Ikea en Galicia y a partir de ahí crear una locomotora comercial, se sustenta en una finca de 96.802 metros cuadrados en la que Fenosa tenía una subestación. En 2004 la compañía eléctrica la vendió a la sociedad Invest Cos, propiedad de Jove, Collazo y Souto, que posteriormente se hizo al menos con 25.000 metros cuadrados más (unas 30 fincas anexas). Media docena las adquirió a través de Herederos de la Iglesia, la empresa matriz de la familia política del entonces alcalde Francisco Vázquez. Poco después Vázquez hizo público que allí se instalaría la multinacional sueca del mueble, y posteriormente se concretó que Marineda Plaza sería un complejo de ocio de más de 200.000 metros cuadrados y una inversión superior a los 400 millones de pesetas. Para su realización, los promotores se comprometieron incluso a sufragar una reforma de las infraestructuras públicas previstas para la zona, la tercera ronda, que invadía parte de los terrenos

El día 10 del pasado mes de diciembre, el pleno municipal aprobó una modificación del Plan General de Ordenación Municipal vigente, de 1998, consistente en aplicarle a toda la zona en la que se incluye la finca de la subestación la normativa específica de grandes superficies comerciales, y en suprimirle la calificación de Área de Planeamiento Remitido (APR). Es decir, se pasaba de estimar la zona como susceptible de una futura planificación, a la definitiva de suelo urbano consolidado, según el plan vigente. La APR de la zona tenía marcada como tope de edificabilidad "la actualmente existente": 13.492 metros cuadrados, según la ficha catastral. Suprimir la APR, la decisión que tiene pendiente la Xunta, supone concederle a la finca una edificabilidad de más de 220.000 metros cuadrados construidos.

Los promotores nunca han dudado de que el proyecto saldrá adelante. "Son diferencias entre administraciones", afirmó José Souto en la presentación pública del proyecto. Souto lamentó que el diseño les obligase a desaprovechar hasta un 20% de la edificabilidad que tenían.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de agosto de 2008