Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FIN DE SEMANA

Arenas superlativas

Color miel o blancas como la harina. Cinco paraísos playeros en la costa de A Coruña, de Area Maior a Pantín

Agosto es el mes estrella para disfrutar de los arenales que salpican aquí y allá A Coruña, después de Baleares, la provincia española con mayor kilometraje litoral. ¿Lo más de sus extensísimos 956 kilómetros? Playones atlánticos de aspecto salvaje que sobresalen por lo sedante de su naturalidad. De los de arena batida por los temporales, tan finísima al tacto como cansina de pasear. Merced a la acción refrescante del viento, ni el más achicharrante ferragosto puede con estos horizontes de grandeza.

1. Paseando por el edén

Area Maior (Muros)

MÁS INFORMACIÓN

El monte Louro restañando sus laderas abrasadas, la laguna Das Xalfas, que embalsa el río Longarelo; el pinar de su parte trasera, el cordón de dunas de hasta 14 metros de altura que se dora al atardecer, la ausencia de edificios... todo esto y mucho más convierte la playa de Area Maior en uno de los paraísos absolutos de la costa gallega. Su arena es dorada como la miel; no se pega, y la rompiente varía día a día con lomos y pocitas a criterio del oleaje. Por la tarde se contempla el regreso de la flota pesquera de Muros. Pocas sensaciones de plenitud pueden compararse a acostarse a puro cuerpo entre sus dunas. Sin ambages: una maravilla.

Es la preferida de los naturistas, muchos centroeuropeos, que vienen al cámping desde hace 25 años. Añádanse familias hartas de la masificación de otras playas.

Marisquería Ancoradoiro (981 87 88 96). Menú, 14,50 euros. En el cámping Ancoradoiro (985 87 88 97), ¡sorpresa!, abre un restaurante de cinco mesas y tres tenedores. Reservar. Unos 35 euros.

A un kilómetro y medio de Louro (Muros), en sentido Carnota, tomar el desvío hacia Ancoradoiro, y a 300 metros volver a girar a la izquierda.

2. Dimensión espiritual

Arenal de Traba (Laxe)

Quién mejor que Manuel Rivas para hacer el panegírico: "Traba te sitúa en una especie de alegría orgánica, en una excitación de cuerpo y mente". Atina el novelista coruñés, por cuanto dicho playón de la Costa da Morte abarca 2,5 kilómetros de arena blanca como la harina. Pervive el entorno rústico reparcelado, cordones dunares donde refugiarse del viento; y enseguida una laguna de agua dulce y salada plagada de junqueras, carrizales y endemismos. Comprometida para el baño, Traba sólo admite remojarse hasta la cintura; pero la tranquilidad que dispensa, los largos paseos, el sol rojizo como espectáculo final, toda la experiencia playera en suma imprime carácter.

Parejas de los pueblos vecinos y, últimamente, autocaravanas con matrícula extranjera. Algunos solitarios sin bañador. Las familias optan por las seguridades de Laxe capital.

Encargar la comida en el bar Os Espiños (981 72 80 04) de Mórdomo. Ración de pulpo para dos personas, 10 euros.

A unos siete kilómetros de Laxe en dirección a Camariñas está el desvío a Pedreira y Boaño.

3. El chorlitejo pasa

Arenal de Baldaio (Carballo)

Sin llegar al grado superlativo de Area Maior, Baldaio comparte con ella marismas y trenes dunares, aliados para defenderse del nordés, que dicen aquí, viento predominante los días soleados. Contando con Razo, Baldaio regala cuatro kilómetros en los que, a diario, se fijan sectores de baño vigilados, buscando seguridades ante un mar tan abierto y traicionero. De ahí que los padres prefieren los canales marismeños para sus hijos. Aledaña, la laguna, la zona sagrada de este espectáculo de la naturaleza que es Baldaio, está declarada zona de protección para las aves (Zepa). Amadeo Pombo le dedica el blog http://avesdebaldaio.blogspot.com.

Familias de Laracha y Carballo, además de kitesurfistas.

Menús en el cámping Baldaio (10 euros) y en el restaurante Pedra do Sal (8,50 euros).

En la autopista AG-55 A Coruña-Carballo, tomar la salida a Laracha. Poco antes de llegar al mar, girar a la izquierda por la pista hasta la caseta de información.

4. Playa de campeonato

Pantín (Valdoviño)

Tiene su puntito bañarse en el que será, del 2 al 7 de septiembre, escenario de las pruebas del Campeonato del Mundo de surf (WQS). Lo que tiene de surfera lo tiene de hermosa. Y hay que achacar a la famosa ola de derecha de Pantín -muy redonda, pegada al acantilado, no agresiva, polivalente y apta para todos los niveles- que sea una playa culturalmente cosmopolita. Allí, todo es un ir y venir de autocaravanas; no obstante, los bañistas representan el 60% del total, en una playa de trazas agraciadas, verde en sus costados. Para un baño a resguardo de viento y olas, dirigirse en bajamar a la caleta de Porto Carrizo.

Gallegos con residencia en Madrid. Surfistas australianos, del norte y Centroeuropa. También cursillistas de la única escuela de surf (www.escueladesurfpantin.com).

Chiringuito El Aqualón, y para comer, restaurante O Castro (981 48 51 32). Alrededor de 30 euros.

A seis kilómetros de Valdoviño en dirección a Cedeira.

5. Tras la estaca

Porto de Bares (Mañón)

La playa más septentrional de España es una de las más coquetas y resguardadas de la línea costera dura, ríspida, que impera en la comarca de Ortegal. Al abrigo del coído (muelle), aseguran que fenicio, aunque más verosímilmente romano, la ría de O Barqueiro sirve de marco a los bañistas. Un espolón terroso, en el que van saliendo restos de una iglesia, divide este alfanje de arena que parece pan rallado. El pueblo se encuentra en uno de los parajes de mayor encanto en la costa gallega. Aguas limpias, panorámicas de la bocana de la ría y la isla Coelleira. Los niños se vigilan fácilmente y uno se distrae con el paso de embarcaciones. Es tan impresionante la visita a Estaca de Bares, a su faro y antiguo semáforo de señales, que muchos se olvidan de esta playa, humilde donde las haya.

Familias del País Vasco, Madrid y, en general, de la Costa Norte. El flujo de autocaravanas es continuo.

Marisquería La Marina (981 41 40 01). Menú, 14 euros. Arroz con bogavante, 24.

Porto de Bares está a siete kilómetros al norte de O Barqueiro (Mañón).

Dónde comer y Dónde dormir en A Coruña

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de agosto de 2008