Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
INFANTIL Y JUVENIL

Treinta años de travesía lectora en barco

Hace treinta años estaba a punto de producirse la gran eclosión editorial que daría lugar al nacimiento de la nueva literatura infantil y juvenil española. Era la década de los setenta, plena Transición, época de apertura al exterior, de renovación pedagógica en la escuela, de recuperación de las lenguas autonómicas... Los grandes grupos editoriales dedicados al libro de texto -Santillana, Anaya, SM, Everest- advirtieron el mercado que se abría -la prescripción escolar- y se aprestaron a producir los nuevos materiales que la nueva escuela demandaba. Nacieron así las primeras colecciones específicas de literatura infantil y juvenil, de libros ilustrados y de libros de conocimientos, pensadas para atender a la población escolar de entre 5 y 15 años, y con una presencia cada vez mayor de autores españoles.

Treinta años después, una de aquellas colecciones se ha convertido en referencia de literatura infantil: El Barco de Vapor, de SM. Con un funcional y atractivo diseño de libro de bolsillo; una organización por franjas de edad visualmente identificadas por colores (Blanco, para Primeros Lectores; Azul, a partir de 7 años; Amarillo, a partir de 9 años; Naranja, a partir de 11 años, y Rojo, a partir de 12 años); una gran amplitud de temáticas (realismo, fantasía, aventura, misterio, humor) y una exigente selección literaria en la que predominan los mejores autores españoles junto con grandes nombres extranjeros, El Barco se impuso como modelo y ha conseguido, con una permanente puesta al día y la apertura de colecciones paralelas en catalán (El Vaixell de Vapor, en el sello Cruïlla), en gallego (O Barco de Vapor) y en euskera (Baporea), mantener la confianza de lectores, profesores y padres porque dicen: "No hay Barco malo".

La celebración del 30º aniversario de El Barco de Vapor, así como de la colección de narrativa juvenil Gran Angular, creada en las mismas fechas para atender a los lectores de 14 años en adelante, fue el pasado 25 de marzo, en Madrid. Este año el premio de El Barco de Vapor fue para El secreto de If, de Ana Conejo y Javier Pelegrín, y el Gran Angular para Zara y el librero de Bagdad, de Fernando Marías. Son los mejor dotados económicamente de la especialidad, con 100.000 euros cada uno; así como el Premio Internacional de Ilustración para El nen perdut / El niño perdido, de Tàssies, y el Premio Jordi Sierra i Fabra para autores menores de 18 años fue para Con vistas al cielo, de África Vázquez, que impulsa la fundación del autor catalán en colaboración con la Fundación Santa María, entidad convocante de todos los premios del Grupo SM.

Colecciones que son auténticas fábricas de best sellers. Las tiradas cortas, habituales en la edición española, no rigen para ellas. Según la editorial, han vendido 50 millones de copias de un total de 1.355 títulos (958 en El Barco y 397 en Gran Angular), de los que 126 han superado los 100.000 ejemplares. Entre ellos, tres novelas de la gran Maria Gripe -la autora extranjera más leída-, que suman más de un millón de copias vendidas; y varios superventas españoles como el veterano Juan Muñoz (un millón de ejemplares de Fray Perico y su borrico, y medio millón de El pirata Garrapata), y Consuelo Armijo, Fernando Lalana, Pilar Mateos, María Puncel y Jordi Sierra i Fabra, que superan el medio millón de ejemplares. Los cinco más vendidos de Gran Angular son: Los escarabajos vuelan al atardecer, de Maria Gripe; Campos de fresas, de Jordi Sierra i Fabra; Morirás en Chafarinas, de Fernando Lalana; Cinco panes de cebada, de Lucía Baquedano, y Pupila de águila, de Alfredo Gómez Cerdá.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de agosto de 2008