Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trabajo anuncia cambios en la contratación de inmigrantes para enfrentarse a la crisis

Marroquíes y rumanos son los más afectados por el incremento del paro

El Ministerio de Trabajo e Inmigración revisará en septiembre los mecanismos que regulan la contratación de los inmigrantes que se hallan en España, con el fin de hacer frente a la crisis económica. La secretaria de Estado de Inmigración y Emigración, Consuelo Rumí, anunció ayer que la revisión se centrará en el Catálogo de Ocupaciones de Difícil Cobertura, una relación provincial de empleos para los que no es posible encontrar trabajadores.

Esa lista, que es renovada cada tres meses, desbloqueó durante la pasada legislatura la contratación de extranjeros. Ahora, Rumí intenta potenciar en ella factores como la movilidad y la recolocación de los parados. No obstante, la secretaria de Estado recalcó que España seguirá necesitando inmigrantes, aunque en menor medida y para trabajos "cada vez más cualificados".

Rumí hizo estos anuncios durante la presentación del informe anual sobre Inmigración y Mercado de Trabajo, que ha sido dirigido por el antropólogo Miguel Pajares. El trabajo analiza numerosas estadísticas para interpretar la incidencia del comienzo de la crisis económica entre los extranjeros. Entre sus conclusiones figuran las siguientes:

- Crece la ocupación. El año pasado acabó con 2.887.000 extranjeros ocupados, lo que supuso un incremento de 285.000 respecto a 2006. Ese aumento fue inferior a los de años anteriores, que rondaban los 400.000 ocupados. En cambio, el incremento de afiliados a la Seguridad Social entre enero y marzo de este año (casi 70.000 personas) fue muy parecido al del mismo periodo de 2007. Todo ello indica que la ocupación de extranjeros sigue creciendo, aunque menos.

- Los más perjudicados. Marroquíes y rumanos son los colectivos de inmigrantes entre los que el incremento del paro fue mayor en el último trimestre del año pasado. Los ecuatorianos, los argentinos y los bolivianos, en cambio, no han acumulado nuevos desempleados, y los colombianos, muy pocos.

- El ardid de los rumanos. El número de trabajadores por cuenta propia varía radicalmente según su nacionalidad. Desde siempre, los chinos han tenido el porcentaje más alto (este año es del 33,8%) y los rumanos y los búlgaros, uno de los más moderados (el 9,7% en 2006). Sin embargo, en 2007 los autónomos rumanos pasaron de 5.044 a 45.222. La razón de este cambio hay que buscarla en su incorporación a la UE, el 1 de enero del año pasado, y en la moratoria de trabajo que impuso sobre ellos el Gobierno español. Es decir, como ciudadanos comunitarios, búlgaros y rumanos pueden instalarse desde esa fecha libremente en España, pero si quieren trabajar por cuenta ajena deben cumplir los mismos requisitos que cualquier extracomunitario. Ellos han salvado el escollo legal dándose de alta como autónomos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de agosto de 2008