La banca ha denegado créditos al 13% de las empresas que los pidieron

La Cámara de Comercio pide más financiación pública que dé alas a la inversión

De cada 100 empresas catalanas que han llamado últimamente a la puerta de los bancos para financiar sus proyectos de negocio, 13 se han encontrado con un no. No es una sorpresa que el sector de la construcción, al que antes de caer en desgracia se le extendía la alfombra roja, es hoy el más perjudicado. El 29% de las constructoras se han quedado sin la financiación que pedían. Sin embargo, la restricción crediticia empieza a afectar ya a la industria y al resto de sectores, y su falta de recursos puede ser otro golpe para la economía. Así lo demuestra una encuesta difundida ayer por la Cámara de Comercio de Barcelona, según la cual el 13,2% de empresas catalanas no ha logrado hacerse con los créditos que pedían.

La Cámara cambia su pronóstico: la economía catalana sólo crecerá el 1,3%

"Es urgente que se cuide a la industria, que es clave. Ningún proyecto viable y solvente puede quedarse sin financiación. El Gobierno central debe garantizar la liquidez del sistema", enfatizó el presidente de la institución, Miquel Valls, sobre todo si se tiene en cuenta que, en el 47,5% de los casos, cuando las empresas pedían un crédito aseguran que lo hacían con la finalidad de invertir, no para hacer frente a pagos pendientes. Por eso importa que el grifo no se cierre.

Valls eludió culpar a bancos y cajas. "La primera interesada en dejar dinero es la banca, es su negocio. Si no lo deja es porque no tiene suficiente", dijo, pasando por encima su supuesto celo excesivo, que denuncia la patronal Pimec. La cámara pidió que se eleve de 7.000 a 9.000 millones de euros la línea del Instituto de Crédito Oficial (ICO) para pequeñas y medianas empresas (pymes) prevista para este año, considerando que en 2007 se tuvo ya que ampliar la cuantía prevista, y también pidió que el Estado permita al Instituto Catalán de Finanzas (ICF) aumentar la financiación a pymes. El banco de la Generalitat, al que ésta ha autorizado a endeudarse en 500 millones más para ayudar a empresas, ha incrementado un 20%, hasta 300 millones, su actividad de mediación con pymes, en las que una larga lista de bancos y cajas vehiculan los créditos públicos.

La cámara echó otro jarro de agua fría sobre las perspectivas de crecimiento de la economía catalana para este año. Si hace unos meses ya rebajó su previsión anterior al 1,9%, ayer consideró que, como mucho, el crecimiento alcanzará el 1,3%, y no descartó otra ulterior revisión. Para 2009, auguró un mayor deterioro, con un descenso hasta el 0,8%. El Gobierno catalán mantiene por ahora su previsión de que la economía crecerá el 1,8% este año.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS