Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FMI alerta del impacto de la crisis financiera sobre la economía real

Caruana augura "un ajuste importante" en España por el parón inmobiliario

El Fondo Monetario Internacional (FMI) todavía no ve la luz al final del túnel. Al contrario. Los mercados financieros siguen "frágiles" y los riesgos permanecen "elevados", a pesar de las medidas tomadas para contener la hemorragia provocada por el colapso de hace ya un año de las hipotecas subprime. Los bancos españoles no escaparán de las dificultades, aunque el FMI reitera que están bien capitalizados.

"Es difícil saber dónde está el fondo", reconoció ayer Jaime Caruana, responsable del departamento de mercados financieros en el FMI. Las pérdidas originadas hasta la fecha por la crisis que azota al mercado de crédito rebasan los 400.000 millones de dólares (unos 250.000 millones de euros). Buena parte de esa cantidad se logró recapitalizar. Pero los ajustes seguirán y podrían acercarse al billón de dólares (637.000 millones de euros).

Lo que preocupa al Fondo es que los bancos tengan cada vez más complicado captar capital adicional. Pero, sobre todo, que el ajuste en el sector financiero afecte "negativamente a la economía real". A eso se le suma el problema de la inflación, lo que complica el trabajo de los bancos centrales a la hora de encontrar un equilibrio entre el crecimiento y la estabilidad financiera.

"Los mayores riesgos de inflación han reducido el margen de maniobra de la política monetaria para apoyar la estabilidad financiera", señala el FMI en su actualización del informe de riesgos al sistema financiero presentado en abril. Caruana no se deja impresionar por algunos datos positivos que llegan desde el mercado inmobiliario en EE UU. Y señala, además, correcciones en el sector de la vivienda en otros países de la OCDE, particularmente España, Irlanda y Reino Unido. "En el futuro pueden producirse pérdidas por préstamos en los sectores hipotecario, de la construcción y de las propiedades comerciales", asegura el informe. Las restricciones en el crédito pueden acentuar aún más la desaceleración.

En el caso concreto español, Caruana reiteró que el impacto del parón inmobiliario se sentirá en la economía. "Será un ajuste importante", precisó. Y en una segunda fase, serán los bancos los que tendrán que hacer frente a "dificultades". En cualquier caso, dijo que el sistema financiero español está "adecuadamente capitalizado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de julio de 2008