Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ibarra se despide con reproches a los socialistas catalanes y al tripartito

El ya ex secretario general del PSOE de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, confesó ayer que siente "vergüenza" por la actitud de "ricos segregacionistas" que se creen "tan ricos como para tener escuelas sólo para inmigrantes". Aludía a la propuesta del Gobierno de Cataluña, que ha sido explicada como una forma de facilitar la integración de los niños inmigrantes.

"Dejemos que los de las balanzas fiscales se recreen en que son más ricos que los demás, dejemos que se sientan superiores y concedámosle la Medalla de Extremadura por lo bien que se portaron con nosotros", afirmó Rodríguez Ibarra. Y añadió: "Mientras que pretenden humillarnos y callarnos, nosotros, a romper cristales y construir un futuro que tenemos esplendoroso".

Ibarra hizo un discurso de "futuro" sin mencionar su propia tarea como presidente de la comunidad durante veinte años. El testigo lo ha cogido Guillermo Fernández-Vara, presidente de la comunidad y desde ayer nuevo secretario general, que no pudo contener la emoción al constatar que le votaron el 99,7% de los delegados.

Rodríguez Ibarra también habló de economía. Comentó que Emilio Botín, presidente del Banco Santander, es un "mal español" por haber hecho "liquidez hundiendo" la empresa española Martinsa-Fadesa, al tiempo que se dedica, dijo, a "salvar la economía de Gran Bretaña" adquiriendo bancos, en alusión a la reciente compra de A & L.

"¿Por qué para ser tan buen banquero hay que ser tan mal español?", se preguntó Ibarra, quien, aunque no mencionó a Botín, habló del Banco Santander cuando abordó la crisis de la constructora Martinsa-Fadesa en su discurso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de julio de 2008