El FMI cree que la crisis golpeará más a España en 2009

El Fondo mejora las previsiones para todas las economías, salvo la española

El Fondo Monetario Internacional arrojó ayer algo de luz sobre el sombrío cuadro de previsiones económicas que dibujó hace tres meses. Ahora cree que la evolución de la economía mundial será algo mejor, aunque alertó de una desaceleración "significativa" en los próximos meses. España es la llamativa excepción a esta ligera mejora en las expectativas del organismo internacional. El FMI reitera que la economía española sufrirá en 2008 el más brusco frenazo entre los países avanzados (mantiene la previsión de crecimiento en el 1,8%, frente al 3,8% del año pasado). Y, para 2009, sólo revisa a la baja el crecimiento español al dejarlo en el 1,2%, cinco décimas menos que en su estimación de abril.

El nuevo análisis posterga al menos hasta 2010 la recuperación
El organismo aún ve posible una recesión global por los altos precios
Más información
Tiempos difíciles
Perspectivas de la economía mundial del FMI - Julio 2008

"La economía mundial se encuentra atrapada entre una abrupta desaceleración de la demanda en muchas economías avanzadas y un nivel creciente de inflación en todo el mundo, especialmente en las economías emergentes y en desarrollo", explicó Simon Johnson, economista jefe del organismo financiero. La mejora del pronóstico del FMI sobre la economía mundial viene de la mano del impacto de la crisis del mercado de crédito, que el organismo juzga ahora menos severo.

España se llevará el peor golpe de la crisis, según las estimaciones de los expertos del Fondo. No es sólo que la economía se frene en seco este año, o que el organismo internacional crea que la situación empeorará de forma notable en 2009. Además, en la sucinta información que distribuyó ayer el FMI se incluye la previsión de cuál será el crecimiento económico en el cuarto trimestre de cada año. Y el dato para el tramo final de 2009, cuando todos los expertos y el propio Ejecutivo español sitúan el inicio de la recuperación, es otra desagradable sorpresa: el 1,6% estimado para España es el avance más bajo entre las economías avanzadas, con la excepción de Italia. Y echa por tierra análisis previos del propio Fondo que auguraban una rápida recuperación para España.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

La proyección española contrasta con las revisiones al alza anunciadas ayer por el FMI para la economía global, EE UU y los grandes países de la zona euro. Charles Collyns, responsable del departamento de investigación, explicó que la situación es "difícil" y que el "deterioro" en el arranque del año fue "más fuerte del proyectado". El ajuste en el sector de la vivienda se califica de "importante", a lo que se le suma el empeoramiento de la coyuntura en otros países europeos, el alto precio de las materias primas y unas condiciones financieras cada vez más restrictivas. "La economía seguirá muy débil lo que queda de año", aventuró.

Los países de la zona euro crecerán un 1,7% en 2008 y un 1,2% en 2009, tres y una décima más de lo dicho en primavera, un ritmo similar al español. Para EE UU, el informe prevé de un crecimiento del 1,3% este año, frente al medio punto que anticipó en abril, aunque proyecta un "estancamiento" o una "contracción modesta" en el segundo semestre, por el lastre en el consumo del alza del petróleo y los alimentos y las dificultades de acceso al crédito.

Los economistas del Fondo hablan de posibilidades de recesión global, a pesar de que se eleve al 4,1% la tasa de crecimiento para este año y al 3,9% el próximo. Los riesgos son los mismos, pero se complican con la escalada inflacionista. El problema mayor está en las economías emergentes, a las que recomienda subidas de tipos de interés, austeridad fiscal y flexibilidad del tipo de cambio. Y esto puede provocar que pierdan vigor.

Para los países avanzados, el organismo cree que el débil crecimiento impide una política monetaria más agresiva, por lo que aconseja estabilidad en los tipos. Sin embargo, Johnson advierte que la situación "puede cambiar con rapidez", porque la situación es muy volátil. El FMI cree que la desaceleración global ayudará a moderar los precios.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS