Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pirelli reducirá el 30% su plantilla en Manresa y se olvida de construir otra planta

El grupo afirma que su fábrica catalana sólo sobrevivirá si se reestructura

Las noticias desalentadoras se acumulan en la industria catalana. El vaso medio lleno lo aporta el hecho de que las empresas no hablen aún de cierres, sino que hagan malabarismos para mantener su presencia industrial. El vaso medio vacío es el precio de esos malabarismos. Horas después del anuncio de Sony, el fabricante de neumáticos Pirelli planteó ayer un plan de reestructuración para reducir la capacidad productiva y de personal de su fábrica en Manresa en un 30% este mismo año. La medida afectará a 280 personas.

La multinacional italiana, que ha enterrado, además, su proyecto de construir una nueva planta en el Bages, justifica su decisión por "el rápido deterioro de las condiciones macroeconómicas y del mercado de los neumáticos producidos en particular en los últimos 12 meses", según reza un comunicado difundido ayer, tras reunirse con los representantes sindicales, y tras mantener también contactos con el Gobierno catalán.

Las matriculaciones de automóviles bajaron el 8% en mayo pasado respecto a mayo de 2007 en Europa. En España, la situación es considerada "crítica", con un retroceso de las matriculaciones del 31% en junio.

La anunciada reestructuración, de la que depende la "supervivencia" de la planta de Manresa, busca "mantener la presencia en España como enclave para proveer a los mercados del Sur de Europa y del Norte de África", asegura la compañía, que persigue focalizarse en productos "de mayor valor añadido y minimizar las producciones con pérdidas".

Los consejeros de Innovación, Universidades y Empresa, Josep Huguet, y de Trabajo, Mar Serna, exigieron conjuntamente a la compañía "un esfuerzo inversor" para fabricar productos competitivos, de modo que la viabilidad no se base sólo "en la reducción de costes laborales".

Pirelli dice que la situación de su fábrica es "difícil", ya que la crisis económica se suma al encarecimiento de las materias primas necesarias para fabricar neumáticos como el caucho natural y a las crecientes importaciones de países "de bajo coste". Y añade que, "desde hace un tiempo, una gran parte de la producción de la fábrica catalana se realiza desde condiciones económicas no competitivas". El secretario de la federación química (FIA) de UGT, David Alonso, pidió más inversiones y dibujó un "futuro muy negro" para los trabajadores, en declaraciones a Europa Press. El responsable de la federación química (FITEQA) de CC OO, Jesús Rivera, lamentó que la empresa no haya planteado "cuestiones de futuro".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de julio de 2008