Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ibarretxe busca otro choque entre el Parlamento vasco y el Gobierno

La Abogacía del Estado presentará hoy el recurso contra la consulta - El 'lehendakari' pedirá el rechazo de la Cámara y volverá a necesitar al PCTV

El Gobierno tripartito vasco implicará al Parlamento autónomo -para lo que buscará el apoyo del PCTV, heredero de la ilegalizada Batasuna- en la respuesta al recurso que hoy mismo presentará el Gobierno de Rodríguez Zapatero al Tribunal Constitucional contra el proyecto de ley de consulta.

El Ejecutivo vasco planea, también, moverse en el ámbito internacional para dejar en evidencia "la baja calidad" de la democracia española como contraataque al recurso que, una vez admitido a trámite, paralizará durante cinco meses el proyecto del lehendakari, Juan José Ibarretxe.

El 'Boletín Oficial del País Vasco' publica hoy la ley aprobada el 26 de junio

Los presidentes del PNV y EA, Iñigo Urkullu y Unai Ziarreta, sentaron ayer las bases de la respuesta que el Gobierno vasco y los partidos que lo integran darán a la impugnación de la ley de la consulta, que hoy publicará el Boletín Oficial del País Vasco (BOPV), según confirmó ayer el Ejecutivo vasco. En ella se da por convocado el referéndum para su celebración el 25 de octubre.

Una vez publicado el proyecto de ley, la Abogacía del Estado presentará, también hoy mismo, en nombre del Gobierno, el recurso ante el Constitucional. Ese recurso suspenderá inmediatamente la ejecución de la ley. La suspensión será de cinco meses. Cumplido el plazo, el alto tribunal decidirá si mantiene o levanta la suspensión.

La implicación del Parlamento vasco en la previsible pugna con el Gobierno central y el Constitucional responde fielmente al patrón de búsqueda del choque de legitimidades en el que se mueve Ibarretxe desde 2004, con su primer plan soberanista. Entonces, el resultado fue una confrontación entre el Parlamento vasco y el Congreso de los Diputados, que rechazó el proyecto aprobado por el primero. Ahora se busca poner de manifiesto que son los poderes Ejecutivo y Judicial españoles los que arrollan una norma emanada de la Cámara vasca.

Este enfrentamiento será la respuesta más llamativa, además de la defensa jurídica frente al recurso del Gobierno y la divulgación pedagógica de la iniciativa.

El Ejecutivo vasco, por un lado, y los partidos y sus grupos parlamentarios, por otro, se repartirán las tareas. En lo inmediato, el Gobierno vasco se volcará en la preparación de las alegaciones que presentará al Constitucional, una vez que éste le comunique la interposición del recurso del Gabinete de Zapatero. El Gobierno ha acelerado lo más posible la respuesta al Ejecutivo vasco. El pasado 3 de julio contaba ya con el dictamen del Consejo de Estado, condición imprescindible para que el Ejecutivo central pueda hoy mismo interponer el recurso ante el Constitucional.

El Consejo de Estado basaba su respaldo al recurso en el argumento de que el contenido de la consulta del lehendakari no sólo afecta al País Vasco sino a toda España. Hoy se conocerá el contenido del recurso del Gobierno, pero uno de los borradores argumentaba que la consulta de Ibarretxe es ilegal porque había suplantado una competencia exclusiva del Estado, una consulta popular como la que pretende ejercer el lehendakari.

Los grupos del tripartito buscarán un nuevo pronunciamiento, esta vez en términos de censura al recurso del Gobierno y de exigencia de respeto a la voluntad expresada por la Cámara el 27 de junio con la aprobación de la ley.

Esta búsqueda de la implicación de la Cámara trae acarreados los mismos problemas que la aprobación de la ley: dividirá al Parlamento por la mitad y el Ejecutivo vasco se colocará de nuevo en situación de dependencia de los votos del Partido Comunista de las Tierras Vascas (PCTV).

El tripartito no descarta recurrir a la movilización social en la calle. Ésta sería una tarea de los partidos, arropados por movimientos sociales que respaldan a Ibarretxe, pero es también la medida que con más aprensión observa el PNV. Y queda la incógnita de qué harán finalmente las instituciones autonómicas y los tres partidos del Gobierno el 25 de octubre, la fecha prevista para la consulta.

Dos preguntas y un dictamen

- La consulta de Ibarretxe incluye dos preguntas. 1. "¿Está usted de acuerdo en apoyar un proceso de final dialogadode la violencia si previamente ETA manifiesta de forma inequívoca su voluntad de poner fin a la misma de una vezy para siempre?".- 2. "¿Está usted de acuerdo en que los partidos vascos sin exclusiones inicien un proceso de negociación para alcanzar un acuerdo democrático sobre el ejercicio del derechoa decidir del pueblo vasco y que dicho acuerdo sea sometido a referéndum antes de que finalice el año 2010?".- El Consejo de Estado considera que las cuestiones que plantea requieren "una decisión soberana del pueblo español".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de julio de 2008

Más información