Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PSOE y PP quieren alejar a los terroristas de sus víctimas

Nada podrá impedir que el etarra Iñaki de Juana Chaos viva donde quiera cuando, en los próximos días, salga de prisión tras cumplir su condena. Con seguridad, su domicilio estará junto al de familiares de víctimas de ETA, aunque ninguno de ellos es hijo, viuda o padre de alguno de los 25 ciudadanos a los que De Juana asesinó. La situación es tan dramática que tanto el PSOE como el PP anunciaron ayer, por separado, que van a estudiar medidas para evitar que estas situaciones se repitan en el futuro.

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, anunció en rueda de prensa que su partido está estudiando medidas legales para permitir una orden de alejamiento que "garantice la dignidad y el respeto" de las víctimas del terrorismo.

Unas horas después, el portavoz socialista José Antonio Alonso, se pronunció en una línea similar en el Congreso. "Vamos a explorar todas las soluciones legales, dentro de la Constitución, para evitar que las víctimas tengan que soportar más allá de lo razonable la presencia en su entorno de terroristas cuando salgan de prisión", sentenció.

De momento no hay precisión sobre cómo se hará la reforma pero sí se ha tomado la decisión política de impedir la cercanía del verdugo con las víctimas.

En el presente ya es difícil hacer nada ya que no es posible aplicar las leyes con retroactividad. Por tanto, no se puede aplicar a De Juana ninguna legislación más que la que estaba vigente cuando cometió sus delitos. La reforma sólo servirá para casos similares en el futuro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de julio de 2008