Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP contrató detectives para investigar el 'caso Vilaró'

El jefe de la Guardia Urbana no mintió, dice el Consistorio

El PP contrató a una agencia de detectives para investigar la causa de la grave lesión que el jefe de la Guardia Urbana de Barcelona, Xavier Vilaró, sufrió en la madrugada del 30 de junio.

Alberto Fernández Díaz admitió a este diario que su grupo municipal encargó la investigación a la agencia de detectives Método 3 ante la opacidad de la información del gobierno municipal, que ocultó durante cinco días la herida de Vilaró y su ingreso en un hospital. "Queremos que el Ayuntamiento aporte más información", dijo ayer Fernández.

Dos publicaciones, El Mundo y Vilaweb, difundieron ayer parte del informe de la agencia de detectives, según el cual, Vilaró mintió al afirmar que fue herido por una pelota de goma lanzada por los mossos durante los incidentes que siguieron a la celebración en la plaza de Espanya de la victoria de la selección española en la Eurocopa.

Según ese informe, Vilaró no sólo presentaba lesiones en el abdomen, que obligaron a extirparle el bazo, sino que tenía otras heridas en la espalda, lo cual debería hacer pensar en un origen distinto de las lesiones. Vilaweb incluso apunta la posibilidad de que recibiera una paliza en otro lugar. Alberto Fernández afirmó que no quiere sacar conclusiones del informe detectivesco. "Queremos más información de las autoridades municipales".

Francisco Marco Fernández, director general de Método 3, confirmó a EL PAÍS que su cliente era el PP y que la réplica municipal a estas informaciones "flaquea". Marco Fernández sostiene las informaciones publicadas, aunque puede haber sucedido, conjetura, que las autoridades municipales tampoco hayan recibido información fiable de la víctima de la agresión.

Sin embargo, el Ayuntamiento de Barcelona cerró filas ayer en torno a Vilaró. "Confirmo y ratifico que fue una pelota de goma lo que causó las heridas", afirmó la concejal de Seguridad, Assumpta Escarp, quien anunció que el Consistorio, por una parte, y Vilaró, por otra, se querellarán contra los medios de comunicación que afirmaron que Vilaró mintió. El impacto de la bola se produjo entre "el tercio inferior del húmero y la zona costal abdominal", indica el parte médico que ayer citó Joan Albert Dalmau, gerente de Seguridad Pública del Consistorio.

"El jefe de la Guardia Urbana estuvo aquella noche dirigiendo, supervisando y trabajando en el dispositivo policial, que es lo que sabe hacer", dijo Escarp. Su presencia en la plaza de Espanya, añadió, la pueden ratificar el coordinador del servicio médico del 061, el jefe policial que mandaba a los mossos aquella noche y el intendente de la Guardia Urbana, Evelio Vázquez.

El propio Vilaró ratificó ayer ante los Mossos la versión de los hechos dada por el Ayuntamiento. Escarp volvió a reconocer el error de éste al ocultar durante cinco días el "accidente laboral" de Vilaró, pero ayer dio un nuevo argumento, desconocido hasta ahora, para justificarlo: que Vilaró tenía pensado iniciar vacaciones la primera semana de julio.

De acuerdo con la versión municipal, el jefe de la Guardia Urbana sólo comentó que recibió el impacto de la pelota de goma a su conductor, cuando lo dejó en su domicilio, sobre las tres de la madrugada. Cinco horas después, siempre según esa versión, ingresó en el hospital del Mar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de julio de 2008