Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

La opinión de Ernest Maragall

Apreciado director del diario EL PAÍS, no puedo más que dirigirme a usted a través de esta carta para expresar mi rotunda sorpresa ante la publicación de la noticia en portada el sabádo 12 de julio de 2008 al respecto de la puesta en marcha en Cataluña de los espacios de bienvenida educativa. No reconozco en ella al diario que siempre había identificado con el principio intocable de no mezclar información y opinión.

Entiendo que su periódico ha adoptado una línea editorial tan respetable como cualquier otra, pero para expresarla ha confundido géneros periodísticos utilizando la noticia para editorializar a su gusto y publicándola con usted sabrá qué intenciones. Naturalmente son libres de sostener y expresar una opinión contraria a cualquier medida de gobierno. También, por supuesto, a la puesta en marcha de una nueva modalidad de acogida diseñada para obtener la mejor integración escolar.

Pero lo siento, señor director. No lo son para ocultar unos datos e inventar otros para reforzar esa legítima opinión. Duele, muy especialmente, constatar el uso interesado de conceptos y calificativos para sostener una acusación nada velada de "racismo". (¿De dónde habrán sacado ustedes expresiones como "niños africanos", "...menores que salen indefinidamente del sistema escolar", o "...decidirán a qué niños discriminan"?). Particularmente cuando carecen de cualquier base documental para su uso. Y más aún, después de la explícita aclaración que su periódico solicitó y el Departamento ofreció la misma tarde de la rueda de prensa, en conversación personal con el firmante de la noticia.

Entiendo pues, quien lo hubiera dicho, que el diario EL PAÍS ha preferido editorializar informando. La próxima vez, por favor, háganlo directamente en el editorial de acuerdo con su prestigiado libro de estilo, y presenten la realidad a los ciudadanos atendiendo a los datos reales y completos, y no a su manipulación para justificar opiniones, insisto, legítimas. Atentamente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de julio de 2008