Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero y Rajoy se reunirán tras más de un año para desatascar la justicia

Moncloa quiere sellar en la cita el acuerdo sobre Poder Judicial y Constitucional

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder del PP, Mariano Rajoy, se reunirán el próximo miércoles 23 de julio en La Moncloa con la prioridad de renovar los órganos constitucionales. PSOE y PP tienen pendiente desde hace más de año y medio ponerse de acuerdo para nombrar a los nuevos miembros del Consejo General del Poder Judicial y, desde diciembre pasado, a cuatro magistrados del Tribunal Constitucional. Concretar lo más posible este acuerdo en La Moncloa es la prioridad de Zapatero para este encuentro, además de conseguir sintonía con el PP en la política de Justicia en general. La política antiterrorista y el desafío de la consulta de Ibarretxe también estarán sobre la mesa.

En la cita, el 23 de julio, el presidente informará al líder popular de la crisis

Ambos dirigentes cerraron la cita en una breve conversación telefónica en la tarde de ayer, a iniciativa de Zapatero. Esta reunión será la primera que celebran desde las pasadas elecciones generales del 9 de marzo. La última reunión entre ambos líderes se celebró hace más de un año, el 11 de junio de 2007. Esta nueva cita se ha retrasado por los respectivos congresos partidistas del PP y del PSOE. Es la décima vez que se reúnen en La Moncloa.

Tan importante como los contenidos, principalmente renovación de los órganos judiciales y crisis económica, será el talante con el que Zapatero y Rajoy aborden su primer encuentro en la legislatura. Los titulares del día estarán más pendientes de si hay voluntad de aproximación entre el líder del primer partido de la oposición y el presidente del Gobierno que de los propios contenidos, tras la gran conflictividad que protagonizaron en la pasada legislatura en la que el desacuerdo en los asuntos de Estado fue absoluto.

Es en la renovación de la justicia donde podrá percibirse si hay voluntad política de acuerdo entre Zapatero y Rajoy y donde el presidente del Gobierno hará especial hincapié en recabar el apoyo del líder de la oposición. La renovación de los órganos constitucionales, además de ser un asunto de Estado donde el acuerdo de los dos grandes partidos es imprescindible, se ha convertido en un problema sangrante por la prolongación de la situación de interinidad de los actuales magistrados. En el Tribunal Constitucional, además de los cuatro magistrados que debía nombrar el Senado en diciembre, el Congreso debe cubrir la vacante que dejó el magistrado Roberto García Calvo, fallecido el pasado mayo.

Zapatero aspira a acordar con Rajoy un calendario para la renovación de ambas instituciones del Estado que, en cualquier caso, no podrá materializarse hasta el próximo otoño. Según los cálculos de La Moncloa, en los diez días que quedan para la reunión los portavoces parlamentarios, José Antonio Alonso y Soraya Sáenz de Santamaría, podrían avanzar lo suficiente en sus negociaciones como para cimentar un acuerdo final entre los dos líderes el día 23.

En cuanto a la crisis, con unas posibilidades de acuerdo o sintonía bastante limitadas entre ambos líderes, el presidente del Gobierno informará al líder de la oposición de la gravedad de la situación económica así como de las dificultades aún mayores que están por venir en los próximos meses. También le informará de las medidas que está tomando el Gobierno y las que prevé tomar para llegar cuanto antes al fondo de la crisis y poder superarla, señalan fuentes de La Moncloa. Asimismo, Zapatero pedirá a Rajoy responsabilidad a la hora de diagnosticar la crisis, así como las expectativas para salir de ella. Zapatero mantiene que la economía española está lo suficientemente saneada como para lograr una recuperación relativamente rápida, señalan fuentes de la Moncloa.

El desafío soberanista del lehendakari Juan José Ibarretxe estará presente en la reunión no tanto porque suscite temor en ambos políticos como por ser un tema de la máxima actualidad. La próxima semana, el Boletín Oficial del País Vasco publicará el proyecto de ley de la consulta y el Gobierno central presentará ante el Tribunal Constitucional un recurso que suspenderá durante cinco meses la tramitación del plan Ibarretxe.

Rajoy coincide con Zapatero en la iniciativa de bloquear la propuesta de consulta del lehendakari. Ambos comparten que Ibarretxe no llevará adelante la consulta y acabará acatando la legalidad, después de una intensa campaña de movilización puramente electoralista.

El último encuentro entre ambos líderes en La Moncloa se celebró bajo la presión de la ruptura formal del alto el fuego, pocos días antes, de la banda terrorista ETA. En esta ocasión el desafío etarra tendrá menos tratamiento y mucha menos virulencia. Por un lado, ETA pasa por un momento de debilidad. Por otro, el PP no cuestiona la actual estrategia del Gobierno de utilizar todos los instrumentos del Estado de derecho contra la banda, una vez que ésta hizo descarrilar el posible final dialogado del terrorismo.

Por último, la cuestión territorial, que fue elemento clave de confrontación en la pasada legislatura, también tendrá su presencia en la reunión a través de las negociaciones sobre la financiación autonómica que se están ultimando este mes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de julio de 2008