_
_
_
_

Los constructores auguran el cierre de 6.000 negocios por la crisis

La patronal vaticina que se duplicará la tasa de desempleo

Tras un "buen año" 2007, los constructores ya alertan de los primeros efectos de la crisis en su sector. Auguran que echarán el cierre un tercio de los 20.000 negocios registrados en Galicia, entre empresas y profesionales autónomos. Calculan incluso que pueda llegar a duplicarse la tasa de desempleo, actualmente en el 6% tras la generación de puestos de trabajo del pasado año en un sector que cuenta con 153.280 personas en activo.

Son sólo algunas de las cifras que pondrá sobre la mesa la directiva de la Asociación Provincial de Empresarios de la Construcción de A Coruña (Apecco) en la asamblea que celebrará hoy para analizar "el cambio de situación" de un sector que, aunque con menor efecto que en el resto de España, ya padece "una fuerte desaceleración" de la edificación de vivienda. Equivale a dos tercios de su producción, que representó en Galicia durante 2007 unos 7.150 millones de euros. Y el pasado año ya se empezó a notar un cierto "parón", según explicó el presidente de Apecco, Antón Arias, al descender el número de viviendas iniciadas (36.806) y visadas (40.913). Una tendencia que volvió a acentuarse en esta primera mitad de 2008.

Lo que salva el sector, admitió Arias en su balance, es el buen comportamiento de la licitación de obras públicas, sobre todo la que depende del Estado y de la Xunta, cuyo crecimiento amortigua el fuerte descenso de la inversión de las administraciones locales. Galicia es la quinta comunidad autónoma con más volumen de inversión estatal, con un fuerte aumento en 2007 y en lo que va de año. La licitación de obras de las tres administraciones, ascendió este primer semestre a 1.708 millones de euros, lo que representa un 5,8% más que en el mismo periodo del pasado año.

El gasto de la Xunta creció un 26% mientras que cayó un 64% el de las instituciones locales. Los directivos de Apecco, con 234 asociados, reclaman de los poderes públicos no sólo que mantengan el ritmo actual de inversión pública para intentar aminorar los efectos de la crisis en el sector, sino también que se incremente el gasto en obras de rehabilitación, dado que es un campo que requiere mucha mano de obra, a menudo profesionalizada, por lo que genera mucho más empleo que la nueva construcción. Galicia es una de las autonomías donde más rehabilitación y reformas se realizan, admitió Antón Arias, pero es una de las actividades que pueden ampliarse.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_