Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:FERNANDO BLANCO | Conselleiro de Innovación e Industria

"Trasladar ENCE antes de cuatro años sería irreal"

Santiago
Es el encargado de resolver el mayor concurso de la legislatura, el de las concesiones eólicas, del que defiende su transparencia y asegura que contribuirá a fortalecer las empresas ante una crisis de la que habla sin ambigüedades

Tiene pocos papeles sobre la mesa y recurre tan sólo a la cabeza para armar de datos su discurso. Habla de la crisis con una naturalidad que se agradece. El nacionalista Fernando Blanco (Lugo, 1959) tampoco gasta pólvora en salvas cuando analiza el camino que le queda por recorrer al concurso eólico y advierte que una cosa será presentar recursos contra las adjudicaciones y otra bien distinta ganarlos. Sobre el traslado de ENCE, al titular de Innovación e Industria se le ve cauto, pero a la vez atrevido con las fechas: hablar de antes de cuatro años y medio o cinco sería irreal.

Pregunta. ¿El concurso eólico ha sido un éxito de concurrencia?

Respuesta. Indudablemente, sí. Pero para hablar de éxito tendríamos que empezar desde el principio, de la lucha que iniciamos porque el Gobierno no estaba de acuerdo y la propia Red Eléctrica ponía dificultades, que finalmente se salvaron. Además, era un nuevo decreto que rompía con lo anterior, por cuanto introducía el criterio de concurso. Por tanto, transparencia y participación. Lo último que podíamos esperar era una alta concurrencia, como así ha sido.

"Cuando se cierre ENCE, la papelera tiene que estar en funcionamiento"

"El concepto de galleguidad no está incorporado al decreto eólico"

"Al fin se puede hablar de crisis económica sin que te acusen de nada"

P. Las eléctricas guardan un prudencial silencio. ¿Pueden impugnar las concesiones si no obtienen lo que quieren?

R. Una cosa es presentarlos y otra, ganarlos. Vamos a hacer un proceso transparente y público, y la gente va a poder valorar todo el procedimiento. Elegiremos los mejores proyectos de acuerdo con el decreto. Si satisface o no a todos, evidentemente, creo que no. Lo importante es que la energía sirva a los intereses del país, y creo que lo está haciendo.

P. En un momento de crisis...

R. Ahora ya podemos hablar de crisis. Ya no hacen falta eufemismos. Precisamente, para afrontar esta crisis el decreto eólico va a ser esencial. El Xacobeo 2010 también va a representar una inyección dentro del sector turístico. Y estamos en buenas condiciones para afrontarla.

P. 2012 es el horizonte de muchas infraestructuras. ¿También para los parques eólicos?

R. Tampoco habría problema si está listo el 90% en 2012 y el 10% restante en 2013. Hay disposición por parte de Red Eléctrica, que se comprometió a ello. Hay interés de las empresas y de la propia Administración.

P. ¿Cómo establecerá la consellería la supervisión de la ejecución de las inversiones y los compromisos aparejados a las concesiones?

R. La concesión está condicionada por el desarrollo de los proyectos industriales. Si no se ejecutan estarían incumpliendo los pliegos del concurso y quedarían fuera. La comisión de valoración creada en la consellería será la que verifique los compromisos a lo largo del tiempo. Por los proyectos que ya se han chequeado, el nivel de implicación para llevarlos adelante es real.

P. ¿Caminarán de la mano Industria y Medio Ambiente en el proceso de traslado de ENCE?

R. En el plano industrial, hay dos responsables, el conselleiro de Economía y el de Industria, quienes hemos buscado alternativas. Después, dónde se ubique, cómo y qué necesidades requerirá, corresponderá a Medio Ambiente, a Política Territorial si toca la ordenación del territorio, y a Vivenda si se opta por un parque industrial. La administración que no entrará será la de Portos, ya que nunca se barajó la posibilidad de trasladar ENCE a un puerto exterior.

P. ¿Es más un reto político o empresarial?

R. Yo tengo la obligación de que la industria gallega vaya cada vez a más. Me preocupa el entorno y el medioambiente. Pero lo mío es crear empleo. Y no se puede hacer artificial o teóricamente. Hay que poner los mecanismos para que así sea. Los estamos poniendo. Tenemos un acuerdo político que se configura a la vez como un desafío industrial. El de la papelera es uno de los muchos proyectos que se presentan al concurso y está sujeto a los mismos condicionantes que otros.

P. ¿Es la complejidad de cerrar una instalación de ese tipo y levantar otra el principal escollo?

R. En 2018 se tiene que marchar, de una manera u otra. Si lo podemos anticipar creando una empresa tecnológicamente más avanzada, más competitiva, que cierre el ciclo del papel, será ideal. Es ese nuestro objetivo.

P. ¿Hay fechas concretas para el traslado?

R. No me gustar dar fechas que sean irreales. Lo antes posible. A nadie se le escapa que un proyecto de este tipo tiene varios ejes. Primero, que cuando se cierre una planta, la otra esté en funcionamiento, ya que no se puede perder mercado. Y, segundo, que será un proceso que, por licencias y demás, va a llevar un tiempo. Madrid está dando permisos para este tipo de proyectos cada dos años. Creo que hablar de antes de cuatro años y medio o cinco sería irreal.

P. ¿La recuperación de Navantia para la construcción civil puede estar contemplada en los proyectos aparejados a los planes eólicos?

R. No hace falta. Nosotros ya pusimos sobre la mesa un proyecto para hacerlo. Lo que pasa es que no se nos dejó. La SEPI dijo entonces que cualquier proyecto debería salir en régimen de concurso. Por tanto, puede haber ese tipo de propuestas, pero no serían realistas. Siempre creímos en la construcción civil para Astano. Actualmente podría estar haciendo buques que se construyen en San Fernando, en Turquía y en Corea. No se puede hablar de falta de proyectos.

P. ¿Está más cerca el grupo lácteo gallego con la participación de tres cooperativas en el concurso?

R. Si me dicen que hay una propuesta para crear un grupo lácteo, pues encantado. Si con el concurso eólico ayudamos a este sector, al naval, al traslado de ENCE, al impulso del sector agroganadero y forestal, se está cumpliendo el objetivo.

P. Es un sector refugio ante este cambio de ciclo...

R. Está demostrado. Tiene sus rendimientos, pero hay que hacerlo bien. Los proyectos tienen que ser económica y técnicamente viables. Entiendo que en un momento determinado se acuda a este sector. Galicia se posiciona con peso en la energía, que es un objetivo histórico. Siempre decíamos que no podía ser que empresas ubicadas fuera vinieran a llevarse la energía. Eso está cambiando.

P. Muchos empresarios apelan a la galleguidad de sus proyectos y su historia...

R. El decreto recoge lo que recoge, y el concepto de galleguidad no está incorporado. Por tanto, regula la adjudicación. Hay un baremo que puntúa cada aspecto y eso es lo que va a decidir quién resulta adjudicatario.

P. ¿Cómo se está preparando la consellería ante la crisis?

R. Al fin se puede hablar de crisis sin que te acusen de nada. En enero esta consellería ya puso en marcha un paquete de 53 millones de euros para la internacionalización de empresas competitivas. Una crisis es también una oportunidad. Vamos a sacar más de 120 millones en I+D+i.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de junio de 2008