Reportaje:

La maldición china del 'Acantilado Rojo'

El rodaje más caro de John Woo ya ha costado una vida

Más de 800.000 soldados en combate. Unos 2.000 barcos ardiendo por los cuatro costados. Y ese enfrentamiento conocido como la batalla del Acantilado Rojo tuvo lugar en el año 208 después de Cristo, durante la dinastía Han. A un reto así sólo podría enfrentarse un cineasta como John Woo, que de su Hong Kong natal saltó a Hollywood para rodar filmes como Broken arrow, Cara a cara o Misión: Imposible II. Para ello, ha reunido el mayor presupuesto de la historia del cine chino, 52 millones de euros. El filme, titulado como la batalla, Acantilado Rojo, incluye la secuencia de acción más espectacular del cine, y ha estado repleto desde el inicio de incidentes. A los múltiples avatares que ha atravesado su rodaje, incluido el abandono de algunos de sus principales protagonistas, se ha sumado la muerte de un especialista y seis heridos, el pasado 9 de junio, durante un incendio producido cuando el equipo filmaba una secuencia en las afueras de Pekín, en la que un barco en llamas debía chocar contra otro. El fuerte viento avivó el fuego, que escapó rápidamente al control.

El filme recrea una batalla en la que combatieron 800.000 soldados

Pero no todo es acción. También se trata, según aseguró el director en mayo en el festival de Cannes, de una historia sobre "el verdadero espíritu de los chinos", y de "cómo pueden vencer una guerra con un pequeño número de gente". Esta lucha de un ejército acosado por otro mayor fue inmortalizada en El romance de los tres reinos, uno de los clásicos de la literatura china.

La realización de la película ha estado plagada de problemas desde el principio. Woo no pudo rodar en el río Yangtsé -el más largo de China-, por razones que no han trascendido, lo que le obligó a recrear un escenario similar y a confiar en los efectos especiales; luego, las fuertes lluvias se llevaron parte de los decorados exteriores levantados en la provincia norteña de Hebei, y a ello se sumaron las tensiones con algunos actores: Ken Watanabe (El último samurái) se quedó fuera por la oposición surgida a que un japonés representara el papel de una figura histórica china. Después, Tony Leung (Deseo, peligro) renunció, aduciendo que no podía comprometerse seis meses. Más tarde, Chow Yun Fat, amigo de Woo, también se fue, por diferencias con el contrato, para ser sustituido por Leung, que regresó así a la película. Para meter más presión a Woo, el Gobierno de Pekín, que considera la batalla del Acantilado Rojo un hecho fundamental de la historia del país, quiere que se estrene durante los Juegos Olímpicos, en agosto. Acantilado Rojo constará de dos entregas de dos horas en China, y en Occidente se distribuirá una versión reducida de dos horas y media.

Tony Leung, en primer término, en un fotograma de <i>Acantilado Rojo.</i>
Tony Leung, en primer término, en un fotograma de <i>Acantilado Rojo.</i>

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 26 de junio de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50