Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los inmigrantes demandan menos atención sanitaria que los españoles

La presencia de extranjeros "ha puesto a prueba" el sistema de salud, según Rumí

Los inmigrantes usan menos el sistema nacional de salud que los españoles. Acuden menos al médico de atención primaria de manera preventiva, pero van más a urgencias, según dos estudios presentados ayer en Madrid. Los datos de ambos echan por tierra las polémicas declaraciones de hace unos meses en las que el parlamentario popular Miguel Arias Cañete aseguraba que los inmigrantes "colapsan" la sanidad pública y se hacen mamografías, "por las que en sus países pagarían el sueldo de nueve meses, en sólo 15 minutos".

[La secretaria de Estado de Inmigración y Emigración, Consuelo Rumí, por su parte, aseguró ayer que la fortaleza del sistema público de salud "se ha puesto a prueba" por el impacto migratorio y que el Gobierno tiene como reto evitar que este fenómeno "deteriore" el sistema de protección social. Rumí hizo estas declaraciones durante la clausura del II Foro sobre Movimientos demográficos actuales y su influencia socio-sanitaria: retos y oportunidades, organizado por la Fundación Pfizer. Y recordó que en los últimos 15 años, se han incorporado al sistema de salud cuatro millones de nuevos beneficiarios, con todas las dimensiones que ello conlleva, "por la heterogeneidad de los colectivos", informa Europa Press].

Pero los extranjeros van menos a las consultas de médicos especialistas -un 38,9% frente al 57,9% de los españoles-, según el Estudio sobre la inmigración y el sistema sanitario público español de la Fundación Pfizer. Además, se hacen menos pruebas específicas: sólo entre el 30% y el 20% de las inmigrantes se hace mamografías o citologías, según el informe Diferencias en la utilización de los servicios sanitarios entre la población inmigrante y la española, de la Fundación de Ciencias de la Salud.

Los ciudadanos de otros países van más a urgencias: un 41,2% del total fue al menos una vez en el último año frente al 25,3% de los españoles. "Los inmigrantes tienen más problemas de horarios. No pueden permitirse dejar de trabajar para ir al médico. Por eso van a urgencias", explica Rogelio López-Vélez, responsable de la Unidad de Medicina Tropical del hospital Ramón y Cajal de Madrid. Pero una vez que acuden al médico lo hacen con más frecuencia por síntomas leves (un 54,6% de ellos frente al 28,8% de los españoles). Esto se debe, según López-Vélez, a que la población inmigrante se automedica menos que la española.

Los extranjeros se siguen encontrando con muchas barreras para acceder a los servicios de la sanidad pública. A pesar de que el 65,4% de ellos cree que la información sobre el sistema nacional de salud es buena o muy buena, el 71,9% ha recibido esa información por medio de sus familiares o amigos. El 39% se ha encontrado con dificultades para hacer uso de estos servicios: el 32,4% por culpa del idioma y el 21,6% por las diferencias culturales, según los datos de Pfizer.

Los expertos reclamaron ayer más medios, guías especializadas de información y más mediadores en los centros de atención primaria para terminar con las barreras que, según José Luis Martinaco, coordinador del Grupo de Atención a la Comunidad Inmigrante de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria, "dificultan la integración total de los inmigrantes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de junio de 2008