Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las 'vacas locas' se resisten a abandonar la Unión Europea

En 2007 hubo 174 reses enfermas - España es el segundo país en casos

Europa no consigue librarse del mal de las vacas locas. Aunque el grueso de medidas para evitar la propagación de la enfermedad entre las reses se tomó en 2000, el goteo de casos no se detiene. El año pasado se detectaron 174 animales con encefalopatía espongiforme bovina (EEB, el nombre técnico del mal). España es el segundo país más afectado, con 40 análisis positivos, por detrás del Reino Unido (65 casos), según los datos que dio ayer la dirección general de Salud y Protección del Consumidor de la Unión Europea.

La crisis de las vacas locas estalló en 2000. Entonces se detectaron los primeros dos animales enfermos en España, pero hubo 1.441 en el Reino Unido, el país más afectado por la enfermedad. Fue en ese año cuando se tomaron toda una serie de medidas para evitar que el ganado se infectara, como el sacrificio de los animales sospechosos (la enfermedad se conoce como mal de las vacas locas porque los daños causados en el cerebro de las reses afectadas las hace moverse como si estuvieran borrachas), y, sobre todo, la prohibición de usar piensos de origen animal en su alimentación.

Con esta medida se pretendía evitar la propagación del agente que causa la enfermedad: los priones, un tipo de proteínas que estaban originalmente en ovejas y cabras y que fueron introducidos por el hombre en la dieta del ganado vacuno en forma de harina. El objetivo era evitar un posterior salto desde las reses a los humanos. En España se han confirmado tres casos de personas que han fallecido por la variante humana de este mal.

Lo que no se sabía con certeza era el periodo de incubación de la enfermedad en los animales. Suponiendo que en todos los países se hayan respetado las medidas de prevención, los animales infectados debieron consumir esos piensos hace unos ocho años. Con todo, las cifras muestran que, poco a poco la situación mejora. Para detectar los 174 animales enfermos se analizaron 9,7 millones de reses en la UE. De ellas, casi 500.000 muestras se tomaron en España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de junio de 2008