Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Filipinas busca a 800 pasajeros de un buque hundido durante un tifón

Los equipos de rescate sólo han hallado a 32 supervivientes tras el naufragio

Cebú / Manila

Más de 800 personas se encontraban ayer desaparecidas tras el naufragio de un transbordador en Filipinas causado por el paso del tifón Fengshen. Los responsables de las Líneas Sulpicio, dueñas del Princess of Stars, informaron de que 845 personas viajaban en el barco, que había zarpado de Manila el viernes y volcó el sábado a unos tres kilómetros de la costa de la isla de Sibuyan. Sólo cuatro personas fueron rescatadas con vida hasta ayer. Muchos pasajeros quedaron atrapados en el transbordador, según los testimonios de los supervivientes.

"Los mayores se quedaron en el barco", dijo un hombre rescatado

"Muchos logramos lanzarnos al agua. Las olas eran enormes y la lluvia intensa", dijo a una radio local un superviviente que logró alcanzar la costa nadando. "La alarma fue lanzada media hora antes de que el barco volcara. Las personas mayores se quedaron en el barco". Hasta ayer, sólo quedaba confirmada la muerte de cuatro personas. "Esperamos que más gente logre alcanzar la costa", dijo el jefe de la Guarda Costera, Wilfredo Tamayo.

El transbordador volcó el sábado, pero las fuerzas de rescate no pudieron alcanzar el lugar del suceso hasta el domingo debido a las malas condiciones atmosféricas. El tifón Fengshen, que embistió Filipinas el viernes con ráfagas de hasta 195 kilómetros por hora, ha dejado un rastro de muerte en el centro y en el sur del país, donde fallecieron al menos 155 personas mientras otras 72 permanecían desaparecidas a causa de las riadas y aludes provocados por las torrenciales lluvias caídas en el archipiélago durante los últimos dos días. Más de 30.000 personas resultaban ayer refugiadas en centros de evacuación. "Es el peor desastre que hemos tenido jamás en nuestra historia", declaró Neil Tupaz, gobernador de la provincia de Iloilo.

El jefe regional de la Guardia Costera, Cecil Chen, indicó que el buque recibió autorización para zarpar poco antes de que el tifón cambiara de dirección, y que por ello se instó por radio al capitán a que buscara refugio en algún puerto próximo.

La Guardia Costera perdió contacto por radio con el transbordador hacia la medianoche del pasado sábado, después de que por la mañana del día anterior zarpara del puerto de Manila con destino a la isla de Cebú, a unos 600 kilómetros al sur.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de junio de 2008