Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Savater presenta hoy un manifiesto en defensa del castellano

"Son los ciudadanos quienes tienen derechos lingüísticos, no los territorios ni mucho menos las lenguas mismas". Esta máxima inspira el Manifiesto por la lengua común que, en defensa de los derechos de los castellanohablantes, presentan hoy en el Ateneo de Madrid el filósofo Fernando Savater y la académica Carmen Iglesias, y que suscriben nombres como los de Mario Vargas Llosa, José Antonio Marina, Albert Boadella, Carlos Castilla del Pino o Álvaro Pombo.

El objetivo es reclamar un cambio legal -si es necesario, modificando la Constitución o algunos Estatutos de autonomía- para que quede claro que, aunque "todas las lenguas oficiales en el Estado son igualmente españolas y merecedoras de protección institucional", sólo una de ellas, el castellano, "es común a todos". Y que los derechos de los castellanohablantes no pueden ser conculcados. "Es un deseo encomiable aspirar a que los ciudadanos lleguen a conocer bien la lengua cooficial [...] Pero tal aspiración puede ser solamente estimulada, no impuesta", sentencia el manifiesto, que subraya: "Desde hace algunos años hay crecientes razones para preocuparse en nuestro país por la situación institucional de la lengua castellana".

Los firmantes exigen que cualquier ciudadano pueda ser educado en castellano en cualquier parte de España, y que en las autonomías bilingües se le reconozca el derecho a "ser atendido institucionalmente en las dos lenguas oficiales". "Lo cual implica que en los centros oficiales habrá siempre personal capacitado para ello, no que todo funcionario deba tener tal capacitación", puntualizan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de junio de 2008