Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El manifiesto 'Gaudí en alerta roja' critica las obras de la Sagrada Familia

También piden la destitución del responsable de la reforma de la cripta Güell

Deixem Gaudí tranquil! Así acaba el nuevo manifiesto hecho público ayer contra la intervención en las obras de Gaudí. Ha sido impulsado por el FAD y cuenta con la firma, a título personal, de responsables de entidades y museos: Rosa Maria Malet, Manuel Borja-Villel, Beth Galí, Antoni Marí, Salvador Tarragó, Vicenç Altaió, Ramon Prat, Leopoldo Rodés y Miquel Tàpies, entre otros.

Los firmantes consideran que, con el paso del tiempo, las intervenciones -"más bien, las depredaciones", dicen- que se han realizado en las obras del arquitecto han vulnerado el trabajo original, por lo que urgen a tomar decisiones rápidas y a ser más estrictos en el futuro.

"Lo que sobresale es la mediocridad de un grupo de técnicos que utilizan a Gaudí"

En este sentido exigen "la destitución inmediata" del arquitecto responsable del servicio del Patrimonio Arquitectónico Local de la Diputación de Barcelona, entidad que gestiona la cripta de la Colònia Güell -sobre la que piden que intervenga una organización internacional para que analice los daños que ha sufrido, a su juicio, y cómo restituirla a su estado anterior a la restauración- y el Palau Güell. Un portavoz de la Diputación señaló ayer que de momento no habrá ninguna reacción oficial a este manifiesto. El cargo afectado es Antonio González Moreno-Navarro, autor de la polémica restauración de la cripta Güell.

El manifiesto también critica que se haya vulnerado, a su juicio, el entorno de protección de la Casa Batlló, ya que el Ayuntamiento no ha obligado a demoler las cuatro plantas del edificio contiguo pese a que acaba de ser rehabilitado.

Para terminar, el manifiesto critica especialmente la continuación de las obras de la Sagrada Familia. "Lo que sobresale es la mediocridad de un grupo de técnicos y promotores que utilizan Gaudí para dejar su huella personal en detrimento de la obra original", señalan. En este sentido, denuncian entre otras cosas que se ejecute la obra sin permiso municipal y que "una institución religiosa y privada pretenda expropiar la vía pública y una isla del Eixample", además del AVE, "con la excusa de continuar explotando intereses que no se corresponden con los de una nación laica".

El jueves, precisamente, se presentó en el templo el libro Sagrada Familia siglo XXI, en el que sus tres autores - Mark Burry, Jordi Coll Grifoll y Josep Gómez Serrano- explican con detalle cómo ha sido, y es, el proceso de aplicación de la tecnología informática para plasmar la geometría gaudiniana. En el acto no hubo alusión alguna al alegado riesgo del túnel de AVE para los cimientos de la Sagrada Familia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de junio de 2008