Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:CLAUDIO FAVA | Parlamentario del PSE crítico con la directiva de retorno | El futuro de Europa

"Europa ha creado una categoría inferior de seres humanos"

Claudio Fava, Catania (Italia), 1957, jurista y periodista, es el coordinador del Área de Libertades Civiles, Justicia e Interior del Partido de los Socialistas Europeos (PSE) en el Parlamento Europeo. Fava, que desempeñó un papel muy relevante en la investigación de los vuelos de la CIA en Europa, ha sido también el socialista que mayor empeño ha puesto en intentar eliminar los aspectos de la directiva más conflictivos con los derechos humanos.

Pregunta. ¿Qué sensación tiene después de que los diputados aprobaran mayoritariamente la directiva de retorno, un texto que la izquierda y las organizaciones humanitarias habían criticado tanto?

Respuesta. El Parlamento tenía la posibilidad de cambiar la directiva, pero se ha visto secuestrado por la presión y la urgencia que han impuesto tanto los Estados miembros como el Consejo para que se aprobara cuanto antes.

P. ¿Cree que la directiva de retorno puede crear dos tipos de ciudadanos: los europeos y los inmigrantes?

R. No, no son dos categorías. No es una cuestión de jerarquías. Con la directiva de retorno existe la posibilidad de mantener a una persona detenida durante 18 meses, sin culpa alguna, por decisión administrativa y sin intervención judicial. Esto significa que estamos creando una categoría inferior de seres humanos. Es una humillación más fuerte aún.

P. ¿Qué opinión le merece la división entre los socialistas europeos, muchos de los cuales votaron a favor de la directiva o se abstuvieron?

R. No hubo tanta división. En el Grupo Socialista se acordó que votaríamos en contra o nos abstendríamos. Luego, algunas delegaciones, como los socialistas españoles y los alemanes, decidieron votar a favor. Esto depende de la situación en cada país.

P. ¿Piensan recurrir la directiva ante el Tribunal de las Comunidades Europeas, con sede en Luxemburgo, o ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo?

R. Esta directiva va a tener muchas dificultades jurídicas porque va en contra de las Constituciones vigentes en muchos países europeos.

P. ¿Ve usted algún aspecto positivo en esta directiva?

R. No, porque el objetivo de armonizar una legislación con marco común para toda la Unión Europea no se ha conseguido. La directiva tiende a empeorar la legislación existente en muchos países.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de junio de 2008