Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Vuelven las nucleares

La subida de los precios de los carburantes tiene muchos efectos colaterales, pero no veo que tenga el efecto que en otros países sí tiene: que la gente use menos el coche, no lo veo en este país. Y es que la gente entiende que el uso del coche es algo de primera necesidad (lógicamente pudiendo ir andando o en bicicleta en muchos de los trayectos que aún hacen en coche). ¿Cuánto debe subir el precio del carburante para que la gente empiece a ir andando o en transporte público cuando sí puede hacerlo?

Entre otros efectos colaterales, en las últimas semanas, en prensa, radio y televisión, he leído artículos, escuchado contertulios en debates hablando de la necesidad de la vuelta a la energía nuclear. Y he observado cómo a medida que iban aumentando los precios del petróleo, iba disminuyendo el peligro potencial que tienen las centrales nucleares. Por lo visto ahora el peligro no es muy importante: en caso de incendio, inundación, terremoto o ataque terrorista, no podríamos usar el territorio en un radio de más de 30 kilómetros durante más de 200 años.

Pero no, parece que ahora con 135 dólares el barril, la energía nuclear es bastante menos peligrosa que con 40 dólares y todo apunta a que cuando valga 200 dólares, será totalmente inocua. ¡Qué maravilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de junio de 2008