Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La primera gran protesta ante la crisis

Los transportistas suspenden el paro ante la presión policial y las pérdidas

La Guardia Civil corta el paso a los camioneros que pretendían colapsar Madrid

Se acabó el paro. Las organizaciones de transportistas que mantuvieron en jaque la semana pasada a Gobierno, ciudadanos y supermercados, decidieron ayer "suspenderlo temporalmente". Fenadismer y Confedetrans dijeron que no querían "ocasionar más daños a la economía maltrecha de este sector". Se plantaron finalmente sin la tarifa mínima, con la que querían que se fijaran unos precios mínimos obligatorios. Aun así añadieron que mantienen su "voluntad de diálogo" con el Gobierno y que no descartan movilizaciones futuras. El Ejecutivo, sin embargo, insistió en que sus propuestas están ya encima de la mesa (las 54 medidas económicas, sociales y fiscales que firmó la asociación mayoritaria CETM la pasada semana). No tienen nada más que ofrecer.

En un día en el que los mercados seguían con su vuelta a la normalidad y las carreteras sufrían los últimos coletazos del paro, las asociaciones convocantes consideraron que el Ejecutivo ha "taponado" la herida, pero no la ha curado, de modo que "volverá a abrirse" ya que el precio del gasóleo no parece dar tregua.

- Las asociaciones de transportistas acusaron a las autoridades de mantener "inmovilizados" ilegalmente a transportistas que intentaban llegar a Madrid, sobre todo desde el norte.

Las retenciones desde primera hora de la mañana, derivadas de los controles exhaustivos a los transportistas que se dirigían a la capital (en los que la policía se cercioraba de que los vehículos llevaban carga para trabajar y no iban a unirse a las protestas) ocasionaron colas de varios kilómetros en las carreteras de las entradas a Madrid desde Barcelona, Guadalajara, Burgos, Andalucía, Toledo y Extremadura. En el resto de España sólo se registraron atascos en la A-44 a su paso por Campotejar (Granada) en dirección a Bailén, según la Dirección General de Tráfico. El Ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, se disculpó por los atascos causados por el control, pero puntualizó que prefería estos retrasos "al colapso de Madrid durante muchas horas".

- Algunas asociaciones minoritarias y agrupaciones de autónomos (como la Plataforma por la defensa del Transporte de Mercancías por Carretera) comunicaron que piensan continuar con las protestas.

- Los mercados mayoristas trabajaron casi con normalidad (Mercamadrid, por ejemplo, recibió un 89% más mercancía que el lunes pasado).

- Seguía faltando pescado y marisco como consecuencia del amarre de parte de la flota pesquera en Galicia, Cádiz y Asturias. La Confederación Española de Pesca (Cepesca) aseguró que el 80% de la flota de altura y gran altura está amarrada, si bien no especificó la actividad de la de bajura, que difiere en cada puerto. En Galicia, por ejemplo, el 70% de los barcos de bajura salieron a faenar, según fuentes oficiales.

- La Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas) cifró en 130 millones las pérdidas causadas por los paros de los transportistas. Hay que sumar además los efectos en las industrias (sobre todo del automóvil) que tuvieron que parar su producción y los daños causados en los sectores hortofrutícolas y ganaderos (de más de 300 millones).

- Las pérdidas en el propio sector del transporte han sido millonarias. CETM, patronal que no participó en las protestas, calculó ayer que se han dejado de ganar unos 345 euros por vehículo al día, "y teniendo en cuenta que en España hay más de 340.000 vehículos para el transporte, el daño ha sido significativo", señaló un portavoz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de junio de 2008