Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:POR MENOS DE 30 EUROS

Cursos y platos al día

Quiere montar una cena en casa y sus dotes a los fogones no van más allá de los huevos fritos; o sí, pero ese día tiene la nevera llena de telarañas, cero ganas de comer fuera y muchas de hacerlo bien? Pues estos y otros momentos similares que todos hemos vivido tienen ya solución en propuestas como Alvacío. Inaugurado en julio del pasado año, ofrece cocina de mercado de influencias mediterráneas con la peculiaridad de estar envasada como el nombre del local indica. Ello significa que cada plato, preparado en la cocina a la vista de la propia tienda, conserva intacto su sabor y sus propiedades durante tiempo hasta la fecha de consumo. Pero, por encima de todo, la comodidad de poder presentar ipso facto recetas de lo más suculentas. A saber: albóndigas de pavo con yogur y curry, risotto de hongo boletus, rabo de toro, foundant de chocolate o un elaborado arroz con leche.

ALVACÍO

Colmenares, 13. Madrid.

915 22 50 56. www.alvacio.es.

Una lista que se modifica según la temporada (en la de caza, alubia canela con perdiz o royal de liebre), y en la que sobresalen, a tenor de la demanda, la carrillada de ternera y la terrina de foie. "Es de pato mular. Nos traen los hígados de Las Landas, sacrificados el día anterior", destaca Antonio Gómez Padró, ex jefe de cocina del hotel Orfila, entre otros, y socio de este negocio junto a su hermano Nash. "Lo que hacemos es cocina clásica. Salvo excepciones, como una compota para acompañar el foie hecha con plátano, manzana, mango y pimienta. O unos caracoles con salsa de foie y pimienta".

Pero como el propio autor destaca, Alvacío va más allá de la comida para llevar. También aconsejan sobre la presentación, y venden vinos, libros sobre gastronomía y utensilios profesionales como los que utilizan. Y su funcional espacio alberga durante el año distintos cursos monográficos. Cursos breves que se realizan frente a sus propios fogones y que imparten nombres de lo más variopinto. Desde este junio, por ejemplo, proponen uno de cocina marroquí; otro de cocina peruana, por Carmen Delgado (restaurante La Gorda), cócteles con la firma del italiano Federico Montesi, o, durante todo el año, uno de cocina española clásica a cargo de Benjamín Urdiain (restaurante Zalacaín). Así que, si en breve quiere sorprender a alguien con un carpaccio de vieiras con mousse de aceite de oliva, un tiradito de salmón con salsa de maracuyá o una crema de mango al casis, está en sus manos. Nunca mejor dicho.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de junio de 2008