Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mutua Universal facturó hasta 7 veces un mismo servicio

La Seguridad Social entrega al juez un informe con las irregularidades

El verdadero alcance del fraude cometido por los ex gestores de Mutua Universal todavía está por cuantificar. Mientras, siguen apareciendo informes oficiales sobre la supuesta falsedad y malversación de fondos procedentes de la Seguridad Social, que es la que asume el gasto. Precisamente la interventora general de la Seguridad Social acaba de entregar al juez un documento en el que se describen nuevas irregularidades contables en la facturación de los servicios que prestaba la mutua en el seguimiento y control de las bajas laborales. El informe expone que entre los años 2005 y 2006 Mutua Universal facturó 785 procesos de control, que deberían haberse correspondido con 785 facturas. Pero en realidad se emitieron 1.727 facturas. Es decir, 942 de esas facturas son irregulares. En algún caso, el mismo acto genera hasta siete facturas.

Algunas empresas no han justificado aún los pagos por altas cantidades

Teniendo en cuenta que la Seguridad Social abonaba a la Mutua entre 90 y 100 euros por cada uno de esos procesos de control, se concluye que el fraude supera los 90.000 euros. Las empresas que emitieron esas facturas fueron Proyectos Sound, SL, y Perplex Gestion y Desarrollo, SL, firmas instrumentales que tenían su sede en el número 385 de la calle de Aragó de Barcelona, que fue registrada por agentes del Cuerpo Nacional de Policía el pasado 13 de noviembre.

El informe de la Seguridad Social admite que el fraude por la facturación es mucho mayor, pues sólo se han analizado el 66% de las facturas y trabajos relacionados en 2005 y el 65% de los correspondientes a 2006.

Las sociedades facturadoras están controladas en su totalidad o a través de testaferros por Juan Aicart, gerente de Mutua Universal durante 13 años, así como por el subdirector territorial Enric Villa o por Enric Torné, encargado de los extornos (retornos de pólizas) a empresas. Son algunos de la decena de imputados que hay en un asunto que investiga el Juzgado de Instrucción 21 de Barcelona por los presuntos delitos de malversación de caudales públicos, falsedad en documento oficial y delitos societarios. A la lista de imputados se han sumado esta semana el abogado Daniel Redondo, el ex apoderado general de la mutua José Luis Pérez Digón y los subdirectores Xavier Tobajas y Alfredo Macià Pelegrí.

Hay más. El informe también explica que Mutua Universal reconoce que al menos 713 de las 785 procesos facturados, en los que figura únicamente una sola actuación, se giraron sin haberse prestado ningún servicio. Es decir, las empresas de Mutua Universal no realizaron ninguna llamada telefónica de control al trabajador que decía estar de baja ni le visitaron para comprobar si era cierto que estaba impedido para trabajar.

Más irregularidades. Mutua Universal pagó en 2006 un total de 13,4 millones de euros por gastos por servicios informáticos. La Seguridad Social los califica de "excesivos". Por dietas y transporte a sus trabajadores y directivos se abonaron ese mismo año otros 65.000 euros. El 42,86% aún está por justificar.

Mutua Universal también pagó entre 2004 y 2006 a la empresa McKinsey & Company un total de 2,83 millones de euros por la preparación de dos planes estratégicos. La Seguridad Social requirió el pasado 12 de septiembre el detalle de esas facturas para "evidenciar la realidad de los servicios prestados, sus verdaderos destinatarios y la procedencia de la facturación". La empresa todavía no ha respondido al requerimiento.

La Seguridad Social también explica otros hechos que califica de "significativos". Las empresas Reston Conforting, SL, y Asgenta, SL, controladas por los imputados, realizaron en 2004 el 97% de las reformas en los edificios que utilizaba la mutua, que en algunos casos eran propiedad de la Seguridad Social o de Patrimonio del Estado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de junio de 2008