Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"No hay que arrodillarse ante toda la que se diga maltratada"

Alfonso Guerra levanta polvareda sobre las agresiones machistas

El respeto del PSOE hacia quien fue su vicesecretario general, Alfonso Guerra, se puso ayer a prueba tras unas declaraciones que hizo a Telemadrid sobre violencia machista. "Una mujer que es maltratada por el marido es un drama terrible y al marido hay que condenarlo con todas las de la ley. Pero pasar de ahí a que una mujer que diga 'yo soy maltratada', y todo el mundo de rodillas, oiga pues no".

El ex vicepresidente matizó que no es misógino: "A mí me gustan las mujeres"

Sus palabras no gustaron, pero sus compañeros de partido le defendieron, porque, de momento, en el PSOE prima el deseo de mantener la unidad interna. El PP las consideró "deplorables" y como no pueden pedir explicaciones a un diputado, como es Alfonso Guerra, interpelarán en el Congreso a la ministra de Igualdad, Bibiana Aído. Para rizar el rizo, la ministra tendrá que dar explicaciones de lo que ha dicho Guerra a pesar de que éste se mofó de que ella saludara "a los miembros y miembras" de la comisión del Congreso en la que compareció esta semana. "Si las élites quieren imponer a la sociedad que diga miembras, están perdiendo y haciendo perder el tiempo".

La polémica declaración de Guerra venía a cuento por los avatares de la presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, víctima, a su juicio, "del buenismo", de la sociedad ante el maltrato a las mujeres. Casas aconsejó a una mujer sobre la custodia de su hija, tras ser presentada como víctima de malos tratos, sin saber que presuntamente había asesinado a su marido.

Las dirigentes socialistas consultadas intentaron evitar la crítica a Guerra, "Alfonso ha dejado clara su condena total de la violencia", señaló Carmen Montón, portavoz de Igualdad. "No podemos desviarnos del problema de fondo por situaciones minoritarias de falsas denunciantes; lo relevante es la violencia contra las mujeres, que Alfonso naturalmente condena", dijo la portavoz adjunta del Grupo Socialista, Mariví Monteserín. "Las falsas denuncias, condenables y perseguibles, son minoritarias", remachó.

Otras y otros parlamentarios, que conocieron las declaraciones al finalizar el pleno del Congreso, mostraron preocupación por el alcance y la difusión de estas apreciaciones que considaron inconvenientes, pero sólo en privado.

Pero la polémica no terminaba. Posteriormente en Onda Cero condenó la violencia contra las mujeres, pero denunció a "la agrupación radical feminista que manipula las cosas".

Pocas horas después el PP salió a la palestra para declarar "deplorables" las apreciaciones de Guerra al "frivolizar" sobre la violencia machista. La diputada del PP Eva Durán exige a la ministra de Igualdad "que pida disculpas" por lo que ha dicho Guerra, quien matizó que no es feminista ni misógino. "A mí me encantan las mujeres". El portavoz del PSOE en el Congreso, José Antonio Alonso, reaccionó acusando al PP de "ir directamente a tratar de desgastar la figura política" de la ministra Aído.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de junio de 2008