Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La primera gran protesta ante la crisis

La huelga del transporte paraliza Ford y parte del 'cluster' cerámico

La factoría de Almussafes solicita un ERE que afectará a 3.000 trabajadores

El impacto de la huelga de transporte ya se deja sentir sobre todos los sectores productivos de la Comunidad Valenciana. Y con consecuencias importantes. Ayer fueron varias las empresas que decidieron tomar medidas para hacer frente a la situación de falta de abastecimiento que están sufriendo por la acción de los piquetes.

Los trabajadores de Ford no quieren correr con los gastos del "paro patronal"

Cuatro empresas cerámicas presentan expedientes

El turno nocturno de la factoría Ford de Almussafes ya no ha podido trabajar esta noche por falta de suministro de material ni tampoco lo puede hacer el de la mañana de hoy. Ante ese panorama, la compañía resolvió ayer plantear un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) temporal ante la Dirección General de Trabajo de la Generalitat para aplicarlo mientras dure la huelga.

La medida, que ahora negocia con los sindicatos, solo afectaría a la planta de montaje de vehículos, carrocería y pintura. Aunque la empresa no ha cuantificado oficialmente el número de trabajadores que se verán afectados por la medida, fuentes de la compañía se refirieron a "varios miles", mientras que fuentes sindicales los situaron en 3.000 (la factoría tiene unos 7.000 operarios).

El sindicato mayoritario en la empresa, UGT, ha propuesto que no sean los trabajadores quienes "corran con los gastos del paro patronal" y perciban el 100% del salario. "Esto no es una huelga sino un paro patronal", explicó ayer el secretario general de UGT en Ford, Gonzalo Pino, "por lo que no debe suponer una merma salarial para los trabajadores". El sindicato propuso que Ford pida daños y perjuicios a los convocantes de la huelga para que tampoco sea la empresa la que tenga que asumir los costes de parar la producción.

Por el momento, el resto de plantas, como motores y planchas, poseen existencias para seguir con la actividad normal, aunque la de foamizado, que se encarga del relleno de los asientos, puede presentar problemas en breve. La solicitud del ERE debe ahora superar algunos trámites que podrían durar alrededor de cinco días, aunque fuentes de la compañía explicaron que ante la falta de piezas ya es imposible seguir trabajando en la planta de montaje de vehículos.

También el cluster cerámico de Castellón ha empezado a resentirse, principalmente las empresas pequeñas y medianas, que han previsto paros técnicos a causa del desabastecimiento de materias primas. Según la patronal cerámica Ascer, cuatro fábricas han presentado ya expedientes de suspensión temporal de contratos ante la Inspección de Trabajo debido a la carencia, fundamentalmente, de arcilla, que impide que se desarrolle el proceso productivo. Los sindicatos calculan que los trabajadores afectados por estos expedientes superan el centenar.

En cualquier caso, hay otra decena de empresas que ya está negociando con los representantes sindicales el adelanto de las vacaciones ya que prevén que, de seguir la huelga del transporte, habrán de parar la cadena de producción en uno o dos días. En total, según señaló el secretario de Fecoma de CC OO, Vicente Nebot, el número de trabajadores implicados en estas negociaciones asciende a medio millar.

Por su parte, el secretario general de MCA-UGT, Vicente Chiva, calificó el desabastecimiento de "severo". El principal problema se encuentra en la salida de la arcilla desde las atomizadoras. Las empresas afectadas disponen de silos de almacenamiento con una capacidad reducida y un stock de apenas una semana, con lo que el paro les ha alcanzado de pleno. En cualquier caso, de seguir con la huelga, los sindicatos vaticinan que las consecuencias podrían extenderse a las canteras. Además, según fuentes de la patronal cerámica "las expediciones están paradas", con lo que los productos elaborados tampoco salen de fábrica y se almacenan ante la imposibilidad de poder ser transportados a sus destinos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de junio de 2008