Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno decide entregar a Al Kassar a Estados Unidos

La Audiencia pidió que no sea condenado a muerte

El Consejo de Ministros acordó ayer acceder a la entrega a Estados Unidos del sirio Mozen Al Kassar, detenido hace un año en el aeropuerto de Barajas acusado de los delitos de conspiración para el homicidio, para atentar contra autoridades o agentes públicos, y para el blanqueo de dinero, tráfico de armas y de explosivos.

La Audiencia Nacional estableció, con carácter previo a la entrega a Estados Unidos, la prestación de garantía diplomática para que en caso de que Al Kassar sea condenado, no se le imponga pena de muerte ni cadena perpetua. El pasado 8 de abril, la Audiencia señaló en un auto que las garantías ofrecidas por las autoridades norteamericanas eran suficientes.

Monzer Al Kassar estaba siendo investigado por el Departamento de Antinarcóticos de Estados Unidos (DEA) por presuntas actividades delictivas en relación con el tráfico ilegal de armas para actividades terroristas.

Las autoridades norteamericanas han detallado que, de febrero a junio de 2007, fecha de su detención, Al Kassar mantuvo en Madrid y Marbella reuniones con personas que trabajaban para la DEA y que se hicieron pasar por miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) con el fin de adquirir armas para "la guerra que libraban en Colombia contra EE UU". Entregaron a Al Kassar un listado con armas que querían comprar (fusiles de asalto, de francotirador, pistolas, cartuchos, lanzagranadas, etc.).

Armas y explosivos

Al Kassar se puso en contacto por teléfono con una persona a la que pidió ayuda para organizar el transporte de las armas así como con otras que, en Rumania y Yugoslavia, quedaron encargadas de suministrarle presupuestos del coste de la mercancía, según las autoridades norteamericanas. El gasto previsto era de seis a ocho millones de dólares, aproximadamente (entre 3,8 y algo más de 5 millones de euros). Al Kasser también ofreció a los falsos representantes de las FARC los servicios de unos mil mercenarios así como el suministro de explosivos, detonadores y especialistas para instruir a la guerrilla colombiana en el uso de las armas.

Según la DEA, Al Kassar también acordó suministrar precios de sistemas de misil tierra-aire para atentar contra helicópteros de EE UU en Colombia y proporcionó cuentas bancarias en España y Líbano, donde recibió pagos a cuenta de las armas así como un documento que describía el barco que las iba a transportar.

La solicitud de extradición de Al Kassar fue cursada por vía diplomática el 23 de julio de 2007. El Consejo de Ministros del 3 agosto de ese año acordó la continuación del procedimiento en vía judicial. Posteriormente, la Audiencia Nacional accedió a la extradición con un auto del 26 de octubre de 2007, que fue declarado firme el 8 de abril. Al Kassar presentó un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional, que fue desestimado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de junio de 2008