Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los promotores dudan de que los parados del ladrillo puedan reciclarse

Los empresarios insisten en reclamar "flexibilidad" en las contrataciones

La sombra del paro acecha en la época de vacas flacas en el negocio del ladrillo. Y los empresarios cuentan con esa baza. Emilio Corbacho, secretario general de la Federación Andaluza de Promotores Inmobiliarios (Fadeco), sostuvo ayer que la crisis del sector provocará entre 80.000 y 90.000 desempleados en la construcción a final de año. Según Corbacho, el "reciclaje" de estos trabajadores será "difícil".

Estas palabras se escucharon en el II Congreso Andaluz de Promotores Inmobiliarios, que se inauguró ayer en Córdoba.

Al acto asistió el consejero de Vivienda de la Junta de Andalucía, Juan Espadas, quien ofreció a los empresarios ayudas para sortear la crisis. Espadas defendió las medidas que se contemplan en el Plan de Vivienda concebido por el Gobierno autonómico.

Por su parte, Corbacho apostó por aplicar medidas de flexibilización en el sector, algo de lo que recelan los sindicatos: "Cuando los sindicatos vean el número de parados estoy convencido (...) de que buscarán soluciones". Esas soluciones no pasan por "la rigidez, sino por la flexibilización", lo que no significa la "pérdida de derechos" de los trabajadores, en opinión del secretario general de Fadeco.

Para Corbacho la crisis actual de su sector difiere de otras anteriores en el elemento "financiero", ya que los bancos y cajas han endurecido sus condiciones de crédito. Por eso, Fadeco valoró ayer el anuncio de que la Junta de Andalucía pueda convertirse en avalista de algunos particulares que quieran acceder a una vivienda protegida.

El consejero de Vivienda repasó ante los empresarios el paquete de medidas que ha diseñado la Junta para intentar frenar la crisis en la construcción. Una de las claves de este plan es la construcción de vivienda de protección oficial (VPO). Se prevé 100.000 viviendas protegidas nuevas durante esta legislatura, algo que puede ser una "tabla de salvación", según señaló Espadas, quien sostuvo que la comunidad tiene "capacidad suficiente para salir y abordar esta situación con fuerza".

Otra de las medidas que pondrá en marcha el Ejecutivo andaluz será la posible reconversión de las viviendas de renta libre en VPO, siempre que los promotores estén dispuestos bajar sus precios al precio máximo de VPO. Fadeco está estudiando actualmente la propuesta y está previsto que en un mes y medio tenga elaborado un listado de los promotores andaluces que puedan estar interesados en acogerse a esta medida. Corbacho también pidió a la Junta que intente que los municipios aprueben cuanto antes sus planes generales para que salgan al mercado los suelos en los que se podrá construir.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de junio de 2008