75 años de la Feria del Libro de Madrid

La madurez de una leyenda adolescente

Mary Weiss, líder de The Shangri-Las, retorna con éxito 40 años después

Voz conmovedora, melodramas juveniles e imagen de dureza. Con eso arrasaba Mary Weiss al frente de The Shangri-Las en el ecuador de los sesenta. Weiss (Nueva York, 1948) reapareció hace un año con su estreno en solitario, Dangerous game, tras casi cuatro décadas desde la disolución del cuarteto que incluía a su hermana Betty y a las gemelas Marge y Mary Ann Ganser.

En sus conciertos de Madrid, Castellón y Barcelona (fue un inesperado éxito el suyo en el Primavera Sound), Mary defendió la semana pasada el trabajo que la arrancó de sus actividades como ejecutiva en el sector de la arquitectura.

Y aunque Dangerous game conserva, pese a su garganta macerada, el encanto vocal de la solista de The Shangri-Las, suena diferente gracias a Reigning Sound, la banda que la acompaña. Greg Cartwright, su cabecilla, es un tesoro velado del indie rock estadounidense. Él firma casi todos los temas y coproduce el álbum. "Hubo conexión enseguida. Nada de los arreglos orquestales de antaño [característicos de los grupos de chicas de los sesenta]: esta vez es puro rock & roll, sucio y directo", resume.

"Nada de arreglos orquestales de los sesenta. Ahora sueno a puro rock"

El disco también retoma una de sus viejas joyas: Heaven only knows, obra de Jeff Barry y Ellie Greenwich. Dicho matrimonio compuso muchos de los éxitos del grupo, junto al productor George Shadow Morton, "al que apodaban así, Sombra, por su facilidad para escabullirse". Y el escapista Morton apuntaló su fama al registrar Leader of the pack, principal hito de Mary y compañía: vistas las reticencias del sello ante la letra (adolescente enamorada de pandillero acaba muerta en carretera), grabó en un hotel improvisado como estudio. Leader of the pack fue número uno e imán de controversias. Firmada por Morton con Barry y Greenwich, el primero aún la reclama en exclusiva. Y pese a que en décadas posteriores revivió allí como éxito, el tema se vetó en las ondas británicas. "Tras empezar a generar dinero, cambiamos los vestidos por vaqueros y botas. Y al llegar a Londres con mi cazadora, ya me temí lo peor. Era una sociedad muy rígida. Fuimos rebeldes sin proponérnoslo".

¿Influye ese perfil para que Amy Winehouse las considere influencia? "Dijo que teníamos una canción para cada una de sus emociones. Seguro que oye en las nuestras la misma oscuridad que subyace en las suyas". Fanáticos de The Shangri-Las ha habido siempre: de New York Dolls a The Pipettes, pasando por Blondie, Ramones o Aerosmith. Y sólo la explotación sufrida y litigios hasta con unas impostoras alejaron a Mary de la música: "Los sesenta fueron todo estrés, al despertar no sabías ni en qué ciudad estabas. Éramos adolescentes. Ahora, como ya nadie diseña mi vida, disfruto de verdad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 03 de junio de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50