Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

¿Para qué queremos mujeres?

Las empresas burlan sin escrúpulos la recomendación de diversidad de género

La mayoría de las grandes empresas españolas no sólo tienen pocas mujeres en el consejo, sino que además se niegan a explicar por qué y a adoptar medidas para corregir esa situación. Entre las empresas del Ibex 35 que han publicado sus informes anuales de gobierno corporativo sólo Indra cumple plenamente la recomendación sobre diversidad de género. Sin embargo, lo que es aún más grave, muchas hacen trampa y declaran que la cumplen.

La presencia de mujeres en los consejos de administración de las grandes empresas es casi testimonial, pese al avance de los últimos años. Sólo 33 mujeres se sientan en los órganos de administración de las empresas del Ibex, lo que representa tan sólo un 7% del total. De media hay 14 consejeros y una sola consejera en cada empresa. El Código Unificado no exige un mínimo de mujeres en el consejo, sino que pide que se den explicaciones sobre su escasez y se adopten algunas medidas que puedan ayudar a corregirla.

En los consejos de las empresas del Ibex hay sólo un 7% de mujeres

Muchas empresas hacen trampa al decir que cumplen la recomendación

El texto recomienda "que cuando sea escaso o nulo el número de consejeras, el Consejo explique los motivos y las iniciativas adoptadas para corregir tal situación; y que, en particular, la Comisión de nombramientos vele para que al proveerse nuevas vacantes: a) los procedimientos de selección no adolezcan de sesgos implícitos que obstaculicen la selección de consejeras, y b) la compañía busque deliberadamente, e incluya entre los potenciales candidatos, mujeres que reúnan el perfil profesional buscado".

Aunque el principio general del Código Conthe es el de "cumplir o explicar", en este caso para cumplir hay que explicar. El modelo de informe anual de gobierno corporativo contiene unas casillas específicas: "Explicación de los motivos y de las iniciativas". Pero hay empresas como Telefónica, Banesto o FCC que dejan esa casilla en blanco y dicen que cumplen la recomendación de explicar los motivos.

Otras muchas no la dejan en blanco, pero no hay en ellas nada que se asemeje a una explicación. El Santander, por ejemplo, dice únicamente: "En el Consejo de Banco Santander hay dos mujeres, Ana Patricia Botín-Sanz de Sautuola y O'Shea e Isabel Tocino". ¿Dónde están las explicaciones? ¿Cuáles son las iniciativas? El BBVA, en que la única consejera es Susana Rodríguez Vidarte, frente a 13 hombres, no dice tampoco ni una sola palabra sobre los motivos de esa situación. Aun así, ambos se cuelgan la medalla al asegurar que cumplen la recomendación.

Iberdrola recuerda que nombró en 2006 a una consejera, pero tampoco da explicación alguna de los motivos por los que esa consejera es la única. Y algo parecido le ocurre al Banco Popular, que nombró consejera el año pasado a Helena Revoredo, o al Sabadell, que incorporó a María Teresa García Milá. Parece que algunas empresas considerasen que por abrir las puertas del consejo a una mujer ya es suficiente para dar por cumplida la recomendación sobre diversidad de género.

La que ha dado un mayor salto es Abengoa, que ha elevado a tres el número de consejeras, aunque tampoco se puede decir que cumpla la literalidad de la recomendación. Las que se encuentran más cerca de cumplir son probablemente Bankinter, BME e Iberdrola Renovables. Quizá sus explicaciones no sean muy convincentes, pero al menos lo intentan. Bankinter aduce que el tamaño de su consejo es reducido, de sólo ocho miembros, y que tres los nombran accionistas (son ellos los que han decidido que sean hombres) y otros dos son ejecutivos, también hombres, por lo que sólo hay una mujer entre los tres independientes. Renovables sostiene que no hubo sesgo de género en la selección, dando a entender (aunque eludiendo decirlo expresamente) que no había más mujeres idóneas para el consejo. En la misma línea se pronuncia BME.

Ninguna de ellas, sin embargo, dice tener entre sus procedimientos la búsqueda deliberada de mujeres entre los candidatos a consejeros. BME, por ejemplo, lo que establece es sólo que "no se obstaculice la selección de candidatas femeninas", pero no que se busquen expresamente.

En un punto intermedio están las compañías que dicen cumplir parcialmente la recomendación. Entre ellas hay menos trampas, pero en algún caso no queda muy claro siquiera que se cumpla una parte.

Hay seis empresas (Abertis, ACS, Enagás, Grifols, Iberia y Unión Fenosa) que admiten abiertamente que no cumplen la recomendación. Curiosamente, alguna de ellas da explicaciones más completas sobre su posición que las de algunas que hacen trampa y sí dicen cumplirla.

ACS, por ejemplo, proclama que "la política de igualdad de oportunidades del Grupo ACS evita cualquier tipo de discriminación", pero que "no se considera que el sexo, masculino o femenino, deba ser un motivo de selección de consejeros". Con esa proclamación de principios, el grupo admite que no ha tomado ninguna iniciativa para que haya más consejeras. En la cúpula de ACS (consejeros y altos directivos) hay 64 hombres y ninguna mujer.

Pero quizá el caso más llamativo es el de Criteria. La filial de La Caixa considera que la recomendación de diversidad de género no es aplicable a su caso, porque tiene una mujer por cada cuatro hombres en el consejo (un 20%), y ese porcentaje "no se considera escaso". ¿Para qué queremos más mujeres? -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de mayo de 2008