Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Política Territorial aplaza el Plan del Litoral a la próxima legislatura

La Xunta sólo aprobará un avance con su propuesta de delimitación de la costa

El Plan Integrado del Litoral, uno de los proyectos estelares de la Consellería de Política Territorial y de la propia Xunta, no entrará en vigor hasta la próxima legislatura. La complejidad del documento, que deberá delimitar metro a metro la ordenación urbanística de la costa gallega, imposibilita que se anticipen los plazos, de modo que el Gobierno de Emilio Pérez Touriño se limitará a presentar un avance con su propuesta, para que sea con el Ejecutivo que salga de las próximas elecciones autonómicas cuando se haga efectivo, según fuentes de Política Territorial.

En mayo del año próximo se podrá volver a construir en la franja costera

Las Directrices de Ordenación Territorial también acumulan retraso

El aplazamiento tendrá consecuencias prácticas. La más notable, que en mayo del año próximo se podrá volver a construir en la franja costera gallega, al dejar de estar en vigor la prohibición de hacerlo a menos de 500 metros del mar que introdujo la ley de medidas urgentes de protección del litoral. Dicha ley prevé una moratoria máxima de dos años desde su entrada en vigor, que se produjo el 17 de mayo de 2007. Sólo perdería previamente su efectividad si entrase en vigor el Plan del Litoral, una posibilidad ya descartada. También dejará de tener efecto en aquellos ayuntamientos costeros que aprueben planes generales adaptados a su normativa, pero desde que entró en vigor la prohibición en los 500 metros, sólo dos de los 86 ayuntamientos afectados han procedido a la adaptación que se requería.

El retraso acumulado es considerable. El objetivo de diseñar un plan que pormenorice los lugares de la costa donde se puede construir y diferencie niveles de protección fue asumido al inicio de la legislatura, hace tres años. Posteriormente, se estableció el año 2007 como horizonte para su entrada en vigor, primero, y después para su avance. Pero el año terminó sin ningún proyecto, y los últimos cálculos de la consellería que dirige María José Caride pasan por formular el borrador este año y aplicarlo el que viene.

A la presentación del avance, que quedará con toda probabilidad para después del verano, le seguirá un período de exposición pública de al menos un mes, al que sucederá el de estudio de las alegaciones. Dada la envergadura del proyecto, toda esta tramitación convierte su entrada en vigor durante la actual legislatura en un objetivo imposibl

e.

Desde hace meses, los responsables de la Consellería de Política Territorial han dejado de comprometerse con el Plan del Litoral. El propio Touriño reconoció en marzo, en vísperas de las elecciones generales, que el objetivo para "esta legislatura" consiste en "dejar claras las áreas de actuación".

"Es un trabajo de la envergadura de cientos y cientos de planes de reordenación urbana en uno solo plan y al mismo tiempo", explicó el presidente de la Xunta en una entrevista en este periódico.

Los presupuestos de la consellería que dirige María José Caride para 2008 proponen el "desarrollo" del Plan Territorial Integrado del Litoral, "con el propósito de proteger y conservar los espacios naturales o los elementos singulares, impidiendo la construcción masiva e insostenible".

El proyecto pretende "dar a la naturaleza y al desarrollo ordenado un valor añadido que garantice la calidad de vida en la zona y ayude al desarrollo local de las zonas costeras". Su aprobación, recuerdan desde Política Territorial, "implicará la derogación de la Ley de Medidas Urgentes, que fue concebida como una norma transitoria para proteger las zonas más sensibles, a la espera de la definición concreta que establece este plan".

El otro gran proyecto urbanístico que acumula retraso es el de las denominadas Directrices de Ordenación Territorial, que permitirán "favorecer la planificación y ordenación de los usos del suelo". Las directrices, que los gobiernos de Fraga fueron incapaces de concretar, deberían estar aprobadas en 2007. El 7 de marzo, Touriño aseguró que estaban "rematadas" y que se presentarían días después de las elecciones. El último plazo comprometido, sin embargo, es el de esta primavera.

Un año de restricción a 500 metros

El pasado 17 de mayo se cumplió un año de la entrada en vigor de la ley de medidas urgentes de protección del litoral. La normativa establece un horizonte máximo de dos años a la prohibición de nuevos desarrollos urbanísticos en la franja costera de 500 metros. Es una medida que afecta a 86 ayuntamientos del litoral de Galicia. Sólo dos de ellos, el de A Pobra do Caramiñal y, recientemente, el de Vigo, han sido capaces de quitarse la restricción de encima, con la aprobación de sus respectivos planes generales de ordenación municipal. En el caso de Vigo, después de ocho años de compleja tramitación administrativa, que culminaron con el reciente visto bueno de la Consellería de Política Territorial a su planeamiento.

Para los otros 84 -46 en la provincia de A Coruña, 29 en la de Pontevedra y nueve en la de Lugo-, la prohibición seguirá vigente hasta mayo de 2009, salvo que antes logren aprobar definitivamente sus planes. La restricción afecta a 1.200 kilómetros de costa y al 13% de la superficie urbanizable de los municipios costeros. En total, se trata de 300.000 hectáreas, que suponen el 1% del suelo urbanizable total de toda Galicia. La moratoria preveía originalmente un plazo de validez de tres años, pero se redujo a dos a petición de la federación de municipios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de mayo de 2008

Más información