Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las estrellas llevan a Tom Waits a actuar en España

La culpa la tienen las estrellas. Esas cosas a las que uno mira, dice Tom Waits, cuando está perdido. Si se unen con una línea en el mapa las 12 ciudades en las que recalará la gira americana del artista, emerge el dibujo de la constelación Hidra. Y otra constelación, Eridanus, "conocida por su camino de giros salvajes", guiará después sus pasos de España a Dublín.

Así anuncia Tom Waits (Pomona, California, 1949) su gira Glitter and Doom en un impagable vídeo (www.tomwaits.com), que ya ha tenido más de medio millón de visitas en YouTube. Y así, guiado por las estrellas, llegará Waits en julio a dar los primeros conciertos de su vida en España. Algo esperado durante décadas por los miles de fieles que el músico tiene en un país donde 20.000 personas compraron su último trabajo, Orphans (2006), una cifra nada despreciable para un disco ¡triple! editado por una compañía independiente.

Waits actuará el 12 de julio en San Sebastián (Kursaal) y el 14 y el 15 en Barcelona (Auditorio Forum). Después irá a Milán, Praga, París, Edimburgo y Dublín. Las entradas para España salen a la venta a las nueve de la mañana del 2 de junio en Telentrada, a un precio de entre 100 y 125 euros.

Vendrá con una formación reducida: guitarra, bajo, teclados y batería, a la que se sentará su hijo Casey. Waits padre sólo cantará, y a ratos se acercará a un pequeño teclado. Serán dos horas de buceo caprichoso por su riquísimo cancionero.

Artista libérrimo, autor personalísimo, beatnik atemporal, Waits propuso otro juego en el vídeo de presentación. Creó un acrónimo con la primera letra de las ciudades americanas donde tocará: Pehdtsckjmba (People envy happiness, dogs sense courage, knowing jubilation means better assets). Algo así como: "La gente envidia la felicidad, los perros sienten el coraje, sabiendo que el jubilo significa mejores ventajas". Habrá otro acrónimo para Europa. Hagan sus apuestas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de mayo de 2008