Entrevista:VIKTORIA MOHACSI | Enviada especial del Parlamento Europeo

"El Gobierno alienta el odio"

La eurodiputada húngara adscrita al Grupo Liberal Viktoria Mohacsi ha sido enviada por el Parlamento Europeo a Italia para analizar la situación de la comunidad romaní. Mohacsi, que pertenece ella misma a la etnia rom, se declara ?asustada y horrorizada? por la realidad que ha encontrado: ?Redadas nocturnas aleatorias, detenciones gratuitas, agresiones en los calabozos y un clima general de persecución indigno de un país que se llama democrático?, señala.

El sábado, Mohacsi visitó dos campamentos de gitanos en Roma, y ayer viajó a Nápoles para hablar con representantes del millar de personas que huyeron por los ataques a los campamentos locales. ?La situación global es gravísima?, resume por teléfono. ?Los roms no tienen derechos, viven en condiciones pésimas y se violan sus derechos fundamentales. Muchos políticos italianos, incluido el primer ministro Berlusconi, han alentado las redadas contra la comunidad?. Mohacsi informará con carácter de urgencia al Comité de Derechos Humanos de la Eurocámara.

Más información
Corbacho: "Berlusconi quiere criminalizar al diferente"

Pregunta. ¿Qué le ha sorprendido más de lo que ha visto?

Respuesta. Está en curso una razia contra la comunidad rom. Hace dos meses que la policía entra en los campamentos y hace controles indiscriminados en medio de la noche, sacan a las personas por la fuerza de las chabolas, los agreden, se llevan detenidos a algunos por 48 horas, durante la custodia los maltratan y luego los sueltan. Nadie entiende cómo se ha llegado a este estado de cosas.

P. El Gobierno alega que el país vive una emergencia de miedo e inseguridad.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

R. En un país democrático, la seguridad no se consigue así. Si hay sospechas de que hay un delincuente en un campamento, se le investiga, detiene, acusa y se le lleva a juicio. Pero eso no está sucediendo. La campaña xenófoba lanzada por la coalición de Berlusconi, prometiendo que echaría a los gitanos del país, está alentando que se persiga a toda la comunidad, no sólo a los sospechosos. Y eso es inaceptable.

P. ¿Por qué no han actuado ustedes antes?

R. En febrero mandamos una carta abierta a Berlusconi pidiéndole que se abstuviera de señalar a la comunidad rom para evitar que surgiera la violencia. Pero la irresponsabilidad de los políticos no se ha detenido. El Gobierno sigue utilizando ese lenguaje, y eso alienta las razias, como pasó en Nápoles.

P. ¿Cómo explica que haya gitanos que llevan 40 años en el país o que han nacido aquí, y no tengan derechos de ciudadanía?

R. La legislación para obtener la ciudadanía italiana es incomprensible. Distingue entre sangre y tierra. Es un asunto gravísimo, hay tres o cuatro generaciones de roms nacidos en Italia de padres procedentes de países no comunitarios que llegaron huyendo de las guerras de los Balcanes, a los que no se ha dado ni los derechos de ciudadanía ni trato de asilado político.

P. ¿Qué medidas cree que tomará el Parlamento?

R. La Agencia de los Derechos Fundamentales me ha pedido que investigue la situación. Mañana presentaré un avance de mi informe. Hay que actuar rápido. Pero si el propio Gobierno no deja de alentar el odio, no veo cómo se puede arreglar.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS