Entrevista:JOSÉ ANTONIO GRIÑÁN | Consejero de Economía de Andalucía | La financiación autonómica

"Si se limita la nivelación, desde ya digo no"

El vicepresidente segundo del Gobierno andaluz y consejero de Economía, José Antonio Griñán (Madrid, 1946), cree posible un acuerdo sobre el futuro sistema de financiación autonómica si se aparcan determinados debates, como el de las balanzas fiscales o los recortes en la solidaridad entre autonomías.

Pregunta. Zapatero quiere un acuerdo previo en el PSOE sobre financiación autonómica. ¿Lo ve posible?

Respuesta. Hay que buscar puntos de coincidencia entre todos, no sólo en el PSOE. Si nos fijamos, son muchas más las coincidencias que las discrepancias y éstas hay que perfilarlas en el último momento.

P. ¿Es éste el momento adecuado para negociar?

R. No, pero hay que negociarla porque es cuando toca. Lo dice el Estatuto andaluz, el de Cataluña... Es muy difícil aguantar el sistema de financiación que tenemos. Estamos en una situación de desaceleración, los ingresos del Estado son menores y va a haber menos dinero para el reparto. Y cuando hay menos dinero hay más dificultades de llegar a un acuerdo.

"Cuando hay menos dinero hay más dificultades para lograr un acuerdo"
"Es más difícil controlar el gasto en las competencias de las autonomías"
"Cataluña ha puesto sobre la mesa elementos que dividen"
"Las balanzas fiscales son un ejercicio perezoso. Son para enredar"

Más información

P. Cataluña y Andalucía ya han puesto las cartas sobre la mesa. ¿Ve escollos insalvables entre ambas propuestas?

R. Insalvables, pocos. Hay muchas más coincidencias. Los dos queremos que se aumente la corresponsabilidad fiscal. El Estado recauda muy por encima de sus necesidades de gasto, mientras las comunidades lo hacen muy por debajo de sus necesidades de gasto. Además, las necesidades de gasto del Estado son bastante controlables, como Defensa o Exteriores. En las competencias de las comunidades, como sanidad o educación, es mucho más difícil controlarlo.

P. Ambas defienden como eje fundamental la población.

R. Las comunidades que más han aumentado su población han perdido financiación. Valencia tiene una financiación per cápita muy perjudicada, como la tienen Madrid, Murcia y, sobre todo, Baleares. También, en parte, Cataluña. Y tengo que decir que si Andalucía luchó porque se reconociera a 400.000 andaluces en el anterior sistema, va a luchar también por 300.000 madrileños o por 150.000 catalanes.

P. ¿Y cuál es su principal discrepancia con la Generalitat?

R. Su propuesta de limitar la nivelación a educación, sanidad y servicios sociales. Si se limitan las necesidades de financiación y el fondo de suficiencia a estos tres bloques, desde ya digo que no.

P. ¿Por ahí no pasa?

R. Por ahí, no. Entendemos que tiene que haber un cuarto bloque en el que estén justicia, vivienda y otros servicios.

P. Tal y como está planteado el debate, parece que el desencuentro entre Andalucía y Cataluña es total.

R. El problema que se ha planteado en Cataluña es que en vez de empezar por lo que nos puede unir, han empezado por las balanzas fiscales y han intentado vincular este debate con el de la financiación. Y ése es un error craso. Han puesto sobre la mesa elementos que dividen en vez de los que unen. Lo segundo que han hecho ha sido hablar de nivelación parcial, que es otro factor que divide. Si me preguntan voy a decir: no y no. Las balanzas fiscales son un ejercicio perezoso porque saca las conclusiones cuando uno se ha cansado de pensar. Son ganas de enredar.

P. Usted dice que la fórmula andaluza beneficia a todo el mundo, ¿sería capaz de convencer a Pedro Solbes?

R. Los estudios del Instituto de Estudios Fiscales, que es Ministerio de Economía, coinciden con mi propuesta.

P. ¿Y sería capaz de convencer a José Montilla de la bondad de la propuesta andaluza?

R. Si empezamos por el principio, y no por los principios, nos vamos a poner de acuerdo. Es posible si pensamos que esto es la España de las autonomías y que necesitamos que haya un Estado y una Administración General capaz de financiarse al mismo tiempo que las autonomías y no pensamos que hay espacios fiscales propios e independientes. Si discutimos de las balanzas fiscales estamos acabados. Lo estamos, porque no tiene nada que ver con la financiación. Ahora, si hablamos de cómo estamos en este modelo, de cómo hay una asimetría entre el Estado y las autonomías, y entre las comunidades entre sí y vemos las fórmulas que hemos propuesto unos y otros, vamos a tener un 90% de coincidencias. A partir de ahí, las discrepancias las sustanciaremos hablando con sentido común.

José Antonio Griñán, en un momento de la entrevista.
José Antonio Griñán, en un momento de la entrevista.PÉREZ CABO

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 18 de mayo de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterCursos Recomendados

Lo más visto en...

Top 50