La querella contra el juez Ferrín se amplía por prevaricación

Vanesa de las Heras y Susana Meseguer, el matrimonio de mujeres que vieron cómo el juez Fernando Ferrín Calamita ralentizaba el expediente de adopción de la hija biológica de una de ellas por la otra, acusan al magistrado de prevaricación. Presentaron los papeles en mayo de 2006 y la niña todavía no ha sido adoptada. El juez nombró un defensor judicial a la pequeña porque entendía que la madre no iba a defender bien sus intereses; después pidió que todos los psicólogos de la Dirección General del Menor informaran sobre la conveniencia de que dos homosexuales educaran a un niño; y, finalmente, planteó una cuestión de inconstitucionalidad de la ley que permitió el matrimonio entre personas del mismo sexo, aprobada en julio de 2005.

Más información
Protección de Datos tumba una de las tesis de la Guardia Civil contra Isadora

Las mujeres presentaron en febrero una primera querella contra Ferrín Calamita por retardo malicioso de la administración de justicia, que fue admitida a trámite y que ahora han decidido ampliar a la comisión de un delito de prevaricación -dictar una resolución injusta a sabiendas-. El abogado señala en su escrito que el juez prevaricó al pedir en el procedimiento un examen de idoneidad de la propia madre biológica, creando "una soberana situación de angustia y desasosiego sobre ésta, que vio cómo se ponía en peligro, con ocasión del expediente de adopción de su hija por su cónyuge, nada menos que su intocable derecho a la guarda y custodia de su niña".

El abogado del matrimonio ha pedido que se practique una serie de pruebas con las que pretende demostrar que nada de lo que ocurrió en la tramitación de este expediente habría ocurrido con una pareja heterosexual.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS