_
_
_
_
LA CALLE / Las perlas
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Estrategia y nostalgia

- Nostalgia. Comida de la Fundación Catalunya Oberta, que acoge a ex altos cargos de la Generalitat convergente. Varios de ellos toman la palabra. Todos se siguen llamando "consejero" y a Jordi Pujol, por supuesto, "presidente". "Cualquiera tiempo pasado fue mejor" (Jorge Manrique).

- Ilegales, pero cívicos. Los Mossos detectaron hace unos días una carrera extraoficial de coches caros propiedad de conductores ricos. Los vigilaron y les pusieron tres multas por llevar instalados en los vehículos aparatos detectores de radares, una infracción que implica una sanción de 150 euros y la pérdida de dos puntos del permiso de conducir. Los Mossos elogiaron el civismo de los participantes. ¡No está mal teniendo en cuenta que la carrera era ilegal!

- Primeros y segundos. Narcís Serra fue un alcalde que tenía a su vera a Pasqual Maragall. Éste tuvo a Joan Clos y Clos tuvo a Xavier Casas, que tenía el Ayuntamiento en la cabeza. Jordi Hereu no tiene un Casas. Su puesto ha sido dividido entre tres: Jordi Williams Carnes tiene la labia; Ramon García Bragado, la capacidad de trabajo; Carles Martí, el pretor, sólo ha heredado la silla.

- Concejal viajero. Jordi Portabella Calvete es presidente de una comisión económico-viajera. En pasadas legislaturas fue hasta Australia, además de a visitar a la orca Ulises, la pobre. Ahora anda por California. Son zalamerías socialistas para que entre en el equipo de gobierno.

- Un fantasma antiguo. Se sabe que un fantasma recorre el mundo desde hace 160 años. Fue en 1848 cuando se publicó el Manifiesto Comunista, un libro políticamente muy influyente cuyo aniversario, sin embargo, pasa casi sin pena ni gloria. En Barcelona, sólo la Fundación Pere Ardiaca lo ha recordado. ¿Ya no quedan comunistas? ¿Sólo hay ex comunistas arrepentidos que ni siquiera tienen la talla de Arthur Koestler?

- Cambios. En CDC se produce un cambio que no ha tenido eco, pese a que tiene importancia periodística. Abandona Oriol Llop, jefe de prensa de Artur Mas. ¿El principio del fin?

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_