Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de Samsung dimite tras ser acusado de fraude fiscal

Lee Kun-hee decidió ayer abandonar la presidencia de Samsung tras 20 años a cargo de la empresa. Argumentó que no quiere ensuciar el nombre de la firma de productos electrónicos, después de que el viernes fuese acusado formalmente de evasión fiscal y prevaricación.

"Asumo toda la responsabilidad legal y ética", comentó Kun-hee, quien podría enfrentarse hasta a cinco años de cárcel y multas cercanas a los 350 millones de euros. El grupo electrónico estaba en el punto de mira de las autoridades desde enero, cuando comenzó una investigación especial por la denuncia de un ex asesor, Kim Yong, que les acusaba de sobornar a políticos y jueces para facilitar que el hijo del hasta ayer presidente, Lee Jae-yong, heredase el control de la firma. El viernes, Kun-hee fue además acusado de evadir impuestos de un fondo de 4.600 millones de dólares (2.875 millones de euros), ocultos en cuentas a nombre de varios ejecutivos de la empresa.

No es raro que todo el mundo en Corea del Sur ande preocupado: Samsung es responsable del 20% de las exportaciones del país. Además, sus tentáculos no se limitan a los televisores y los móviles, sino que controlan hoteles, equipos deportivos y parques de atracciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de abril de 2008