Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Defensor del Pueblo carga contra el urbanismo en la capital

Critica la dejadez municipal para proteger la legalidad

El actor Carmelo Gómez se trasladó hace siete años a vivir a una casa en Arturo Soria, pero ya no está a gusto. El barrio está cambiando. La zona de pequeñas casas unifamiliares se transforma en una manzana de edificios de lujo. Las zonas verdes desaparecen devoradas por bloques de ladrillos.

Algunos vecinos denunciaron la situación ante el Defensor del Pueblo en 2007. Éste ha respondido ahora, y califica de "pasividad" la actuación del Ayuntamiento "en la tramitación de licencia en la zona y en la protección de la legalidad urbanística".

La calle fue ideada por el ingeniero y urbanista Arturo Soria como una ciudad lineal, en la que a ambos lados de una vía principal se construirían casas unifamiliares y numerosas zonas verdes. Ahora está olvidando sus orígenes.Un grupo de vecinos, liderados por el actor Carmelo Gómez, ha constituido una asociación para denunciar que el "urbanismo devorador está destruyendo la zona". Urbe, como se llaman, denuncia que en solares donde antes había casas bajas han construido bloques de edificios. Algunos de los vecinos que llevan toda la vida en el barrio han visto cómo sus casas han quedado encajonadas entre dos grandes inmuebles.

La Concejalía de Urbanismo les ha asegurado a los vecinos que no puede hacer nada. "Nos dice que lo denunciemos en los juzgados", explica Gómez. "Entonces, ¿para qué están ellos?", se pregunta. Sin embargo, Urbe ha encargado una auditoría "exhaustiva" sobre las nuevas construcciones del barrio.

El Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, en su respuesta a la denuncia de los vecinos, se pronuncia sobre un edificio de viviendas situado en la calle de Antonio Cavero. El propietario asegura tener la licencia desde 2005. El Defensor asegura que "resulta inexplicable que hayan transcurrido más de nueve meses sin que se haya producido una visita de inspección... a pesar de que la Junta de Hortaleza conoce los hechos". El informe sostiene que se "produce un incumplimiento de la obligación de vigilancia que tienen encomendada los ayuntamientos".

Otro de los inmuebles analizados por el Defensor está en la calle de Santa Natalia. Este edificio está adosado al que está situado en la calle de Antonio Cavero. "Al ocupar ambos el 100% de la parcela, no existe ninguna zona verde, como prescriben las normas urbanísticas", considera Múgica.

El concejal socialista Óscar Iglesias critica la indolencia del equipo de gobierno en asuntos urbanísticos. "Ha tenido que ser el Defensor del Pueblo el que le diga al alcalde que no cumple la ley", señala. Iglesias acusa al alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, de "ignorar a los vecinos que reclaman que se cumpla la legalidad en una zona protegida. Es un nuevo ejemplo del descontrol urbanístico en el Ayuntamiento, donde se permite que se construya sin exigir licencias".

Otro de los inmuebles denunciados por la asociación Urbe está en la calle de Titania. El Consistorio no ha acudido a inspeccionar el inmueble, por lo que el Defensor del Pueblo sentencia: "Una vez más, ha de calificarse de pasividad la mostrada por el Ayuntamiento, no sólo en la tramitación de las denuncias, sino en el ejercicio de la protección de la legalidad urbanística". Episodios parecidos fueron denunciados por la asociación vecinal en las calles de Santo Ángel, Caminos, Zacarías Homs...

El Defensor ha solicitado información adicional sobre estos inmuebles al Ayuntamiento antes de pronunciarse sobre los mismos. Y concluye con una solicitud al gobierno de Ruiz-Gallardón para que entregue toda la documentación necesaria a la asociación de vecinos, con el fin de que éstos puedan comprobar si las obras que denuncian cumplen la normativa urbanística y si se han realizado inspecciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de abril de 2008