Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Patrimonio de varios estilos y épocas

Emilia Pardo Bazán se encargó de añadir, al idear el Pazo de Meirás construido en 1898 sobre las ruinas de una fortaleza heredada, numerosos detalles arquitectónicos y patrimoniales, como un retablo barroco en la capilla en la que se casó la propia escritora, clavos de la capilla de Santa Teresa de Ávila, una vidriera con el escudo familiar o una valiosa biblioteca de 17.000 volúmenes, con preciadas ediciones de la literatura gallega, castellana y francesa del siglo XIX.

La Real Academia Galega, en posesión de 8.000 de esos libros donados por la viuda de Franco, Carmen Polo, tras el incendio, nunca aclarado, que arrasó parte del pazo en 1978, calcula que aún quedan unos 3.000 ejemplares del legado dentro de la propiedad. También debería quedar el numeroso patrimonio añadido durante la amplísima reforma y redecoración del pazo, que bajo la supervisión directa de Carmen Polo, se hizo en 1938 antes de la donación formal de la propiedad al dictador.

La conocida afición a las antigüedades de la esposa de Franco llevó a traer de toda Galicia hasta Meirás hórreos, retablos y cruceros.

Los técnicos de la Xunta que ayer inspeccionaron la propiedad tuvieron que encontrarse con objetos de varios estilos y épocas, un compendio de los gustos de una de las grandes figuras de las letras españolas y de la familia Franco. Lo que nunca se llegará a saber es el patrimonio que desapareció de Meirás. En Sada muchos vecinos recuerdan el tráfico de camiones militares durante el incendio nocturno de 1978.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de abril de 2008