Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La calma magnética de Kim Deal

"Le basta fumar apoyada en su bajo para atraer a la gente", asegura Black Francis, líder de los extintos Pixies, sobre su ex compañera Kim Deal (Dayton, 1961). Al carisma de la estadounidense se le han dedicado incluso canciones ajenas, y su obra como compositora e intérprete acaba de ser ponderada en Gigantic, un álbum de tributo.

Ella, mientras, tan campante: visita Madrid, junto a su hermana gemela Kelley, para promocionar Mountain Battles, el cuarto álbum al frente de The Breeders desde que fundó la banda en 1988. "Si tengo que elegir entre homenajes a mi obra y a mi persona, me quedo con los segundos", ironiza Kim. "Y, por otra parte, que nadie piense que The Breeders han tardado seis años en sacar un nuevo disco sólo por mis compromisos en la reunión de los Pixies. Ya antes, entre el segundo y el tercer álbum, habíamos empleado nueve años, y no había reuniones de ningún tipo. La lentitud es el sino del grupo".

Ya que Kim lo menciona, ¿por qué el retorno de los Pixies en 2004, finalmente coyuntural, no pasó de los directos al cacareado nuevo disco? "No lo sé. Black Francis fue contando por ahí que estaba escribiendo nuevas canciones, pero a mí nunca me dijo nada. Él siempre ofrece a la prensa una imagen de cara a la galería", zanja Kim incómoda. Mountain Battles (4AD / Pop Stock!) alude indirectamente en su título a la madre de las hermanas Deal: "Padece alzhéimer. Y como es de West Virginia, nos enseña fotos de sus montañas una y otra vez. Mi padre y yo la cuidamos, y Kelley vive a menos de una milla. Ambas dejamos Los Ángeles en 2003 para regresar a casa, Dayton, en Ohio". En California se quedó la actual sección rítmica de The Breeders: el batería José Medales y el bajista Mando López. "Han venido a ensayar de vez en cuando. Son muy comprensivos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de abril de 2008